Las 3 cualidades básicas para enseñar

Las 3 cualidades básicas para enseñar

Hay tres cualidades básicas que pueden relajarnos en la tarea exigente del profesor. Son: aceptación, presencia y comprensión.

Dan una mirada abierta, una visión imparcial y permiten ver a los alumnos y a uno mismo tal como son en realidad.

Y no como tú (u otros) esperan que deben ser. Creas así una base de confianza para los estudiantes y les permites volver allí cada vez que hace falta. Pase lo que pase.

Aceptación

La aceptación es una actitud interior que reconoce que las cosas son como son, independientemente de cómo creemos que son: molesto, agradable o más neutro. Fíjate en lo que pasa en este momento único. No te dejes guiar por lo que fue mal la semana pasada o por tus expectativas. Una mirada abierta y fresca nos permite ver lo que hay ahora y eso siempre es diferente de ayer o de la semana pasada.

Presencia

La presencia te da la oportunidad de estar allí de una manera abierta, amable y sin tener que dar tu opinión. Estar presente a los señales casi invisibles de un alumno tímido, ver la mirada llena de duda de un alumno que suele armar mucho lío, estar presente en un ataque de rabia, estar allí en todos estos momentos de felicidad, mala suerte, rutina y todas las demás situaciones. Cuanto más presente estás, menos detalles se te escapan. No se trata aquí de lo correcto y lo incorrecto. Esto es muy difícil para los profesores que están acostumbrados a juzgar a los alumnos. Estar presente es suficiente. Desde la presencia se crea el contacto. Contacto real.

Comprensión

Hay comprensión en el momento que tú y tus estudiantes os permitís ser auténticos. En el momento en el que no estás presente ni eres amable. Cuando tu paciencia eterna se acabó y has dejado de ser un profesor perfecto. En los momentos que tus alumnos no cumplen tus expectativas. Cuando gritan en vez de callarse. Cuando son desagradecidos y parece que creen que eres de cemento. La comprensión nace desde la consciencia profunda que tus alumnos no van a por ti y tú no vas a por ellos.

Si estás presente con tu atención de una manera despierta, amable y consciente, estás en contacto contigo mismo y con lo que hay a tu alrededor. Te conecta con todo lo que ocurre. Formas parte del todo y puedes sentir la realidad como es (y no como “crees” que es).

Texto recogido de la la Guía del Profesor del método de Mindfulness para niños, ¡La atención funciona!, de Eline Snel. Eline es la autora de los libros “Tranquilos y atentos como una rana” y Respirad, mindfulness para padres con hijos adolescentes

Otros artículos de Eline Snel de la Guía del Profesor:
Cuidarse para cuidar, artículo de Eline Snel
¿Por qué Mindfuless en el aula?, artículo de Eline Snel
Beneficios Mindfulness para niños, artículo de Eline Snel

Foto Flickr “Apresentação Marionetes – Ilha Design” de Carine Felgueiras

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *