Prioridades, metáfora del bote de cristal

Prioridades, metáfora del bote de cristal

Hoy hemos finalizado un programa de 8 semanas de MBSR aquí en Barcelona.

Compartimos en la última clase la experiencia vivida y aunque lo aprendido es distinto para cada uno, casi siempre hay varias personas que mencionan que se han dado cuenta durante las 8 semanas que no tienen en cuenta (suficientemente) sus prioridades en la vida.

En algún momento han perdido de vista estas prioridades, pero casi siempre estamos a tiempo para recuperarlas. Darse cuenta de esto es un primer – y muy importante – paso para introducir cambios y volver a empezar a priorizar las cosas que son realmente importantes en la vida.

Cada día cuando nos levantamos tenemos una nueva oportunidad para dar prioridad a aquello que nos importa más. ¿Cuales son para ti las cosas que realmente importan? Quizás tu familia, tu salud, tus hijos, tiempo y espacio para estar contigo mismo…

Metáfora bote de cristal y las prioridades

Un profesor de ética, lleva a su clase varios objetos y los coloca en su escritorio. Cuando empieza la clase coge un frasco grande y vacío y procede a llenarlo con unas cuantas piedras de tamaño medio.

Entonces pregunta a sus estudiantes si el frasco está lleno.
– ¡Síiiii! – dicen todos

Entonces el profesor coge una bolsita de piedrecillas y las vacía en el frasco. Mientras agita poco a poco las piedrecillas van llenando los espacios vacíos entre las piedras más grandes. De nuevo el profesor pregunta si el frasco está lleno.

– ¡Ahora si! – responden todos riéndose.

El Profesor coge ahora una bolsita de arena y la va vaciando en el frasco sacudiendo un poco. La arena termina de llenar los espacios vacíos.

– Ahora bien – dice el profesor
– Quiero que reconozcan y entiendan que esto es como sus vidas.
– Las piedras grandes son las cosas importantes: sus familias, sus socios, su salud, sus hijos. Cosas que cuando todo lo demás se pierde todavía llenarán sus vidas.
– Las piedrecillas representan cosas que cuentan algo menos, como su trabajo, su casa, su automóvil.
– Y la arena sería todo lo demás, las cosas insignificantes en sus vidas.
– Si ustedes llenan el frasco primero con la arena, no habrá espacio para las piedras y las piedrecillas. Lo mismo ocurre con vuestras vidas. Si pierden su tiempo y energía en nimiedades nunca quedará espacio para las cosas que realmente deben importarles. Ocúpense primero de las piedras y piedrecillas, lo que más importa. Establezcan prioridades, el resto será pura arena.

Artículos relacionados:
Más cuentos Mindfulness

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *