Creencias limitantes, cuento Zen

Creencias limitantes, cuento Zen

Nuestra educación, clase social, estudios, cultura, círculo de amigos, religión y un largo etcetera hace que – aunque sea inconscientemente – actuamos de una determinada manera.

En realidad no estamos libres… muchas veces las opiniones, los prejuicios y las creencias “heredadas” de otras personas determinan nuestras decisiones.

No estamos abierto o abierta a la experiencia, a lo nuevo y desconocido, a otras experiencias o soluciones que difieren de la nuestra. No estamos abierto o abierta a la vida…

En nuestros cursos de Mindfulness puedes aprender a dejar de juzgar y abrirte más a la vida y las oportunidades que ofrece. A continuación un cuento Zen tradicional sobre las creencias limitantes…

El gato atado

El maestro de zen y sus discípulos comenzaron su meditación de la tarde.

El gato que vivía en el monasterio hacía tanto ruido que distrajo los monjes de su práctica, así que el maestro dio ordenes atar al gato durante toda la práctica de la tarde.

Cuando el profesor murió años más tarde, el gato continuó siendo atado durante la sesión de meditación. Y cuando, a la larga, el gato murió, otro gato fue traído al monasterio y siendo atado durante las sesiones de práctica.

Siglos más tarde, eruditos descendientes del maestro de zen escribieron tratados sobre la significación espiritual de atar un gato para la práctica de la meditación.

Maestro: rituales que nacen accidentalmente pueden convertirse en creencias absurdas que se traspasan de generación a generación. ¿Y tú? .. tienes algun gato atado en tu vida?

Cuento tradicional Zen

Artículos relacionados:
Más cuentos Mindfulness

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *