¡Corre! ¡Corre!

Compartimos hoy un antiguo cuento judío que nos conecta con la estupidez de ir corriendo por la vida …

Prisa

El Rabí de Berdichev, al ver a un hombre que andaba de prisa por la calle, sin mirar a derecha ni a izquierda, le preguntó:

– ¿Adónde corres así?
– A ganarme el sustento .- respondió el hombre.
– ¿Cómo sabes con certeza – replicó el Rabí – que tu sustento galopa delante de ti y que has de perseguirlo a la carrera? ¿Quién sabe? Tal vez esté detrás de ti y sería más conveniente esperarlo en lugar de huir de él como haces.

Cuento aportado por contarcuentos.com

Anúnciate en Sloyu

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *