¿Qué quiero estudiar?

Esta noche mi hija no ha podido dormir bien. Estaba muy nerviosa por los exámenes de la selectividad que va a hacer para el acceso a la universidad.

Estudiar

Mi hija tiene 17 años y aún no sabe que es lo que quiere estudiar. Es algo que pasa a muchos jovenes. Por desgracia la presión de la sociedad de “no perder tiempo” es tan grande que la mayoría de estos jovenes al final se apuntan a estudios que no les convencen de verdad. Puede ser una carrera que es su segunda o tercera elección o una carrera que les aconsejan terceros (sus padres, sus profesores o amigos) por motivos varios. Al final dedicarán muchos años de su vida a estudiar algo que no les gusta “de verdad” y aún peor es probable que terminarán trabajando toda su vida en algun oficio que no les llena realmente.

En el caso de mi hija hemos decidido retrasar su elección de estudios con un año. Así tendrá un año para reflexionar, para obtener experiencias nuevas varias (trabajos temporales, perfeccionar algun idioma, cursillos cortos, estancia en un país extranjero) y habrá más posibilidad que conecta con el estudio que le va a llenar de todo.

También como adultos dedicamos mucho de nuestro tiempo a obtener más conocimientos muchas veces motivados por el miedo a “perder oportunidades de trabajo”. A pesar de ya tener un título o una carrera, nos apuntamos para cursos o masters caros que pueden durar años. Mientras hacemos el curso o master, no tendremos tiempo para otras cosas en nuestra vida.

Antes de apuntarse para un curso habrá que hacerse la pregunta: “¿Vale la pena sacrificar tantas cosas para obtener estos conocimientos? ¿Queda tiempo para vivir?” Si este curso o master nos dará acceso finalmente al trabajo de nuestros sueños, puede ser una inversión muy válida. Pero si el curso solamente nos facilita el acceso a un puesto donde gano un poquito más o simplemente será un certificado o título para añadir a nuestro curriculum, igualmente ha sido un sacrificio no necesario.

Son temas que nos hacen reflexionar desde tiempos muy antiguos. El siguiente cuento Sufi nos conecta que este problemática de una forma humorística.

El Barquero y el erudito

El Barquero

Mulá Nasrudin consiguió trabajo de barquero.

Cierto día transportando a un erudito, el hombre le pregunta:
– ¿Conoce usted la gramática?
– No, en absoluto, responde Nasrudin.
– Bueno permítale decirle que ha perdido prácticamente la mitad de su vida – replica con desprecio el estudioso

Poco después, el viento empieza a soplar y la barca está a punto de ser tragada por las olas.

Justo antes de irse a píque, el Mulá pregunta a su pasajero:
– ¿Sabe usted nadar?
– ¡No! – contesta, aterrorizado, el erudito.
– Bueno, ¡permítame decirle que ha perdido usted toda su vida!

Cuento aportado por contarcuentos.com
Fuente: “Cuentos sufis, la filosofía de lo simple” de Omar Kurdi y Pedro Palao Pons

Anúnciate en Sloyu

9 comments

  1. Hola, mi hija tiene 17 años esta en el ultimo año de bachillerato y no sabe que estudiar, la tiene muy precionada que todos sus comapñeros parecen estar tan seguros de las carreras que quieren hacer y ella todavia no sabe que va a estudiar, me ha comentado su inquietud y no se como ayudarla.

    • Quizás puedes ayudarla a descubrir qué le gusta, que le apasiona en la vida y ayudarla a explorar que puede hacer con esa pasión, como puede disfrutar aprendiendo algo que realmente le gusta. Quizás sea una carrera universitaria o quizás no… ¿estás preparada para apoyarla en su decisión, sea cual sea? ¿estás dispuesta a darle el tiempo que necesite para averiguarlo, sin presiones? Tu hija necesita saber que confías en ella y que cualquier decisión que tome estará bien para ti.

      Un abrazo,
      Elisenda

  2. Celeste

    Hola,

    Soy la famosa hija citada en el artículo que esperó un año antes de escoger carrera. Jajajjaja

    Ahora, poco menos de un año después de mi año sabático, vivo en Holanda y estoy haciendo la carrera de Diseño del producto industrial. Buscando bien en internet sobre las opciones que habían dentro de la dirección que quería tomar, encontré este estudio (en España) que cuadraba bastante bien con lo que me gustaba.

    Sabiendo que en Holanda el diseño es más reconocido y que allí podría mejorar mi nivel de Holandés, me costó poco tomar la decisión de venir a vivir aquí, y empezar rumbo a mi vida independiente.

    Estoy muy satisfecha de mi decisión y disfruto mucho estudiando esta carrera. Aunque no cierro puertas, porque sé que en cualquier momento puede cambiar la dirección del viento y cambiar el rumbo de mi vida. Hay que estar abiertos a nuevas experiencias, nunca sabemos lo lejos que pueden llegar. Somos nosotros quienes lo determinamos, añadiendo límites a nuestras capacidades.

    Todo avance empieza con un sueño…

  3. Abigail

    Hola, tengo 20 años y voy a más de la mitad de mi carrera, arquitectura, la verdad me gusta muchísimo, pero desde hace un tiempo que le perdí el interés, creo que por que siempre he querido estar más involucrada con el arte, arquitectura siempre fue mi otra opción, que tomé como primera por querer dar más de mi y porque tenía que ver con el arte, pero ahora no sé si lo que hago está bien porque ya no lo disfruto, me frustra el no poder dar lo mejor, pero al mismo tiempo sé que me va a servir para lograr lo que realmente quiero, me resulta muy difícil saber qué es lo mejor o qué es lo que debería hacer, qué opina usted?

    Muchas gracias por este blog.

    • Hola Abigail,

      Si estás estudiando tu segunda opción (arquitectura) por conveniencia, es lógico que se te pierde el interés. Es lo que pasa a muchas personas. Aún así la gran mayoría termina el estudio de conveniencia y lo que es peor … terminaremos trabajando en algo que no nos gusta realmente. La cualidad de nuestro trabajo será mediocre.

      ¿Qué hacer para romper con el ciclo vicioso? Creo que es importante separar 2 cosas: uno es que a veces vale le pena terminar un estudio (que ya has iniciado y que puedes terminar sin grandes problemas) para tener un título que luego te servirá para abrir puertas y tener oportunidades de puestos de trabajo de responsabilidad … otra cosa es que después de terminar el estudio podrás enfocarte en lo que realmente te gusta … en tu caso algo relacionado con el arte. Te deseo suerte y espero que al final terminarás trabajando en algo que realmente te gusta.

      Abrazo

  4. Paloma

    ¡Qué oportuna esta publicación!

    Tengo 25 años y hoy por “he olvidado por cuál número vamos” vez he recibido otra pseudo-bronca por no tener claro qué hacer con mi vida. Estoy estudiando en España un módulo de desarrollo web animada por las múltiples ofertas de trabajo que, de momento, hay en el sector. No me apasiona y creo que apenas me convence, aunque tampoco me desagrada del todo, únicamente me parece curioso. ¿Es suficiente? Intuyo que no.

    ¿Y qué les digo yo a mis padres? Ya tengo dos carreras y aún no sé qué hacer. No he conseguido un empleo de lo que estudié, fuera de becas y ofertas de prácticas varias.

    ¿Debería tener una vocación? Con 18 tuve que elegir estudios en los que, por supuesto, tampoco descubrí cuáles son mis talentos. Parece que el ensayo-error es la única posibilidad que tengo de descubrirlos pero mi entorno y, por qué no, la sociedad en general me exige que sepa qué hacer.

    ¿Qué hacer? El tiempo es mi enemigo…

    • Hola Paloma … tu caso es el de cientos millones de personas. Estudiamos sin realmente sentirnos a gusto con lo que estudiamos. Pero una cosa es que la sociedad (o tus padres o tus amigos, tu pareja etc) te exige que sepas que hacer … y otra cosa bien distinta es que tu te dejas presionar por estas exigencias.

      Lo ideal es que tu sabes lo que es bueno para ti, que sigues tu intuición … es un proceso lento, tienes que abrirte a el, confiar en ti mismo, en lo que te dice tu interior … poco a poco te darás cuenta lo que realmente te gusta hacer con tu vida. Y el tiempo será tu AMIGO, no tu enemigo. A menos, así lo veo yo …

      Un fuerte abrazo y nos vemos por aquí …

  5. Jack Sterner

    Gracias por este artículo.

    Me indentifico mucho con la temática del artículo. También yo estudié hace 20 años “lo que me convenía” y aunque terminé la carrera, nunca estudié a gusto y sacé notas muy regulares. Al final terminé trabajando en algo totalmente diferente. Creo que me podría haber salvado todo este calvario esperando un tiempo antes de decidir que estudiar, tal como hará tu hija.

    Felicitaciones por el blog, ¡volveré! Jack

    • Joost Scharrenberg

      Eres otro más en el club Jack 😉 Gracias por visitarnos y por participar en el blog con tus comentarios. Te esperamos aquí cuando vuelves. Abrazo!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Realizar nuestro sueño | sloyu.com - [...] {lang: 'es'} Hace un año escribí un artículo sobre mi hija Celeste, “¿Qué quiero estudiar?“.…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *