Logotipo Sloyu

tu espacio para aprender a vivir el ahora

Madres y padres de campeonato

El deporte infantil es cada vez más competitivo: ligas, torneos y campeonatos miden a nuestros hijos cada fin de semana y lo que debería ser un divertimento causa estrés en muchas familias.

Competir es emocionalmente saludable en muchos aspectos: aprender nuevas habilidades y estrategias de los rivales, enfrentarse a éxitos y fracasos y relativizarlos, en los deportes de equipo poder compartir, ceder y pactar y, sobre todo, respetar el esfuerzo propio y el de los demás –compañeros y rivales- por entregar lo mejor de uno mismo en el juego.

La diversión termina cuando la competición se convierte en una herramienta para medir, valorar y juzgar a las personas. Ser “bueno” o “malo” te lleva a jugar más o menos minutos, invitaciones a seguir o dejar clubes y aprobación o rechazo de compañeros y entrenadores.

Y los padres y madres, ¿qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a seguir disfrutando del deporte y aliviar la tensión que se genera en las competiciones?

Relativiza
Tendemos a sentir los logros y fracasos de nuestros hijos como propios cuando solo son suyos. Ganar y perder es parte del aprendizaje, recuerda que solo es un juego. ¡Si se ha divertido, ha ganado! Diviértete tú también y toda la familia ganará.

Refuerzo positivo
“Hoy has jugado más concentrada”, “Has mejorado tu saque”, “¡Qué buen pase!”, “Me gustó tu pirueta”, “Lo pasé muy bien viéndote jugar”… recuerda que están aprendiendo y que apoyarles en sus progresos es esencial.

Sé realista
La mayoría de los niños y niñas que practican algún deporte lo hacen por diversión y no para convertirse en profesionales. Aprende a ver el juego de tu hijo con distancia y no añadas tus ilusiones o expectativas a su juego; que esté en el benjamín A o en el benjamín D ¿es importante para ti o para el?

Respeta
Árbitros, entrenadores, jugadores y público nos equivocamos; no insultes ni faltes al respeto a nadie por errores que quizás tu mismo cometerías si estuvieras en su lugar. Antes de gritar una palabra fuera de lugar o entrar en una discusión violenta, mejor irse un momento hasta calmarse. Nuestros hijos agradecerán el ejemplo y aprenderán que un comportamiento respetuoso es posible.

Los niños juegan para divertirse, si ves que eso no sucede trata de averiguar cual puede ser la causa; ¿Le presionas demasiado? ¿El club es muy exigente? ¿Le falta confianza? Si las causas son externas y la solución fuera de tu alcance, plantéate si sería bueno un cambio de club o de actividad deportiva.

Recuerda que integrar el deporte como un hábito de salud y practicarlo durante toda su vida es ganar mucho más que un torneo.

Os recomendamos dos cortos

6 contra 6 de Marco Fettolini y Miguel Aguirre para la ACB basado en un caso real: un joven envía a su padre una carta pidiéndole que no vaya a verle a sus partidos, ya que cuando el está no se divierte y le avergüenza con su actitud; mira por que y cual es su reacción.

L’equip petit de Roger Gómez y Dani Resines, sobre un equipo de fútbol benjamín que no ha ganado ningún partido en toda la temporada y siguen jugando porque… ¡se divierten! En catalán con subtítulos en inglés.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.