Miedo: dejar de inventar el peligro

El miedo es un mecanismo de defensa. Nos prepara para responder ante situaciones de peligro. Todos (tanto las personas como los animales) tenemos de vez en cuando miedo. El miedo mantiene el cuerpo en alerta. Es nuestro aliado.

Al nivel emocional el miedo es un sentimiento que nos da angustia, la percepción de un posible peligro nos hace sentir mal. Mientras el miedo aparece y desaparece por motivos reales (peligros) el cuerpo se puede recuperar del estado de angustia. Pero cuando miedo se mantiene en el tiempo, cuando empieza a dominar nuestra vida … el estado continuado de angustia puede afectar seriamente nuestra salud.

Cuando damos rienda libre a nuestras propias fantasmas, cuando dejamos que nuestra mente inventa el peligro … el miedo se puede instalar en nuestra vida. ¿Y si mi hijo tiene un accidente? ¿Y si pierdo mi trabajo? ¿Y si mi nuevo negocio va mal y pierdo todo? ¿Y si tendré esta horible enfermedad tal como ocurrió con mi madre? ¿Y si atracan mi casa? ¡Vemos peligro en todo!

Un efecto secundario de vivir con miedo es que cada vez nos cerramos más para la vida, cada vez tomamos menos iniciativas. La vida se nos escapa …

Compartimos hoy con vosotros un cuento africano sobre un león que se deja paralizar por sus propias fantasmas. Pero al final vence su miedo. ¡Que sirve como ejemplo para todos!

Un león que tenía sed se aproximó hasta un lago para beber.

León

Al acercarse vio su rostro reflejado en el agua, entonces dijo:
– ¡Vaya! Este lago debe de pertenecer a este león.
– Tengo que tener mucho cuidado con él.

Se alejó de las aguas, pero tenía tanta sed que regresó al cabo de un rato. Allí estaba otra vez ese león. ¿Qué hacer? no había otro lago cercano.

Otra vez retrocedió.

Unos minutos después volvió a intentarlo y, al ver al león, abrió sus fauces de forma amenazadora, pero el otro león hizo lo mismo, sintió terror. Salió corriendo, pero volvió varias veces, aunque siempre huía espantado.

Pero como la sed era cada vez más intensa, tomó finalmente la decisión de beber agua del lago sucediera lo que sucediera. Así lo hizo. Y al meter la cabeza en las aguas el otro león desapareció.

El miedo (tal como el agua del lago) nos proyecta nuestras propias fantasmas.

Anúnciate en Sloyu

No comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mi hija está preocupada | sloyu.com - [...] relacionados: Miedo: dejar de inventar el peligro Tengo miedo de realizar mis sueños ComparteEmail Etiquetas: anthony…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *