Logotipo Sloyu

tu espacio para aprender a vivir el ahora

El león Christian

Hace unos días escribimos sobre la perfecta armonía que puede existir entre los animales y los humanos, tan bien mostrado en la obra del artista Gregory Colbert. Hoy les mostramos otro aspecto que puede haber en la relación entre animales y los humanos: el afecto y el amor.

Te contamos la historia del léon Christian.

Dos jóvenes ingleses, John Rendall y Anthony Bourke, educaron un cachorro de león en su casa hasta que se hizo demasiado grande para vivir con ellos. Decidieron llevarlo a África para que el león rehiciera su vida en su ámbito natural. Christian logró adaptarse bien y fue aceptado por los otros leones.

Un año después, John y Anthony decidieron ir a visitar Christian en Africa para ver como estaba a pesar de que les recomendaron no hacerlo ya que podrían poner en peligro sus vidas. Christian ya no era el de antes, les dijeron. Ahora es salvaje y ya no debe recordarse de vosotros.

El reencuentro del león Christian con los que habían sido sus cuidadores es una de las historias más bonitas que se ha visto y un claro ejemplo de afecto y amor entre los animales y los humanos.

Publica este artículo en Twitter, en tu muro de Facebook o en Google+:

Anúnciate en Sloyu

Etiquetas: , , ,

3 Comentarios

  1. Lo había leído anteriormente… Les reconoció y no les hizo nada… Nosotros “los animales que nos denominamos humanos” somos peores que los otros: matamos por PLACER y por DINERO…”

    • Hola María Manuela … gracias por visitarnos y por compartir con todos tus reflexiones! No sé si “el animal humano” es peor o mejor … simplemente “es”. Es cierto que tenemos una capacidad ilimitada de hacer daño a otros humanos, a los animales y a la naturaleza en general. Nuestro lado oscuro ; – ) De otro lado el humano puede ser tremendamente bello y generoso si nos pulimos un poco. Abrazo Joost

Trackbacks

  1. Matsuri, celebrar la naturaleza | sloyu.com

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.