Prohibido quejarse: un ayuno diferente

Que las personas positivas gozan de más salud, tienen más éxito en la vida laboral, disfrutan de una vida social más equilibrada y además duermen mejor está científicamente comprobado. Hace tiempo que la universidad de Harvard y otras instituciones de prestigio investigan el impacto del optimismo (como actitud interna) sobre el rendimiento de las personas (el efecto externo). La pregunta es: ¿qué tiene a ver contigo?

No hablesReconócelo: te quejas demasiado

La organización americana “A complaint free world” estima que cada persona se queja una media de entre 15 y 30 veces. ¡Al día! No me sorprende que este flujo de comentarios negativos tengan un impacto sobre mi bienestar. Al concentrarme tantas veces al día en lo negativo es fácil perder de vista la energía que aportan las ideas positivas. Y aunque cada queja por si sola sea insignificante, en su totalidad crean la ilusión de que eres una víctima en un mundo triste e injusto.

El problema es que las quejas no resuelven nada. Sí, pueden generar un sentimiento pasajero de pertenecer a un grupo (quejándose del jefe), pueden aliviar momentáneamente un enfado (contra el semáforo en rojo), pero no cambian la situación en sí. Así que la alternativa es: deja de quejarte y pasa a la acción.

Cambiando un hábito: una queja a la vez

Es fácil decir: “No te quejes”. El reto está en llevarlo a cabo. Y mientras al dejar de fumar puedes contar con el apoyo de amigos y compañeros, la declaración de que dejarás de quejarte resulta en miradas incrédulas. A no ser que lo presentes como un reto: únete al ayuno de quejas para conseguir 21 días sin quejarte. El movimiento ha empezado en EEUU bajo el lema de A Complaint Free World (un mundo sin quejas) y gana cada día más adeptos que quieren probarlo. La idea es simple, la realización ya no tanto.

La meta es conseguir 21 días sin haberte quejado. La realidad muestra que necesitarás unos 3-4 meses para cumplirlo. Y como los hábitos no se pueden cambiar con tan solo la fuerza de voluntad, una pulsera o un anillo te servirán como recordatorio para centrarte en lo positivo. Cada vez que estés a punto de quejarte, intenta ver lo positivo de la situación. O te quedas callado. Lo importante es no quejarte en voz alta. Cada vez que se te escape un comentario negativo, cambiarás la pulsera o el anillo al otro brazo o la otra mano y tus 21 días vuelven a empezar. ¿Cuánto tiempo tardarás en cumplir tu objetivo?

Un ayuno para purificar tus pensamientos

Aunque el reto tan solo se refiere a las quejas en voz alta, notarás un efecto también sobre tus pensamientos. Empezarás a entrenarte para pensar en lo positivo, resaltar lo que sí has conseguido, y aceptar las cosas que no puedes cambiar. Y esta práctica tendrá un efecto sobre cómo percibes la vida en general.
¡Pruébalo! Y verás que la vida es bella.

Más información:

Artículos relacionados en Sloyu:
El poder de las palabras
Cada uno da lo que recibe

Escrito por Valentina Thörner da Cruz , experta en consumo responsable y autora del blog ValeDeOro, Sostenibilidad y Minimalismo


Imágen: waiscm / flickr

No comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Minimalismo, organización y felicidad | sloyu.com - [...] relacionados: Prohibido quejarse: un ayuno diferente Cuántas prendas necesitas? – proyecto 333 Liberarse de relaciones No gracias, soy [...]
  2. Tengo una actitud positiva | sloyu.com - [...] relacionados: Prohibido quejarse: un ayuno diferente Cada uno da lo que [...]
  3. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Que las personas positivas gozan de más salud, tienen más éxito en la vida…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *