¡Qué difícil es mantener la calma!

No es extraño encontrarnos en la calle, en nuestro trabajo o en nuestro círculo de familiares o amigos con personas enfadadas que descargan su rabia en nosotros o en personas cercanas mediante quejas e insultos.

¿Qué buscan las personas rabiosas?

Lo que buscan estas personas (conscientemente o inconscientemente) es una reacción de los demás para así multiplicar su rabia. Desean que participamos en su mal rollo y muchas veces lo logran ya que el enfado es un sentimiento muy contagioso.

Pero tenemos otra opción … la de no reaccionar, observar la rabia desde la distancia y mantener la calma. No solamente evitamos así entrar nosotros en un estado de mal rollo, sino ayudamos a la persona rabiosa a calmarse.

Regalo

El regalo

Cerca de Tokio vivía un gran samurai ya anciano, que se dedica­ba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.

Cierta tarde, un guerrero, conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allá. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los erro­res cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante. EI joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha. Conociendo la reputación del samurai, fue en su busca para derro­tarlo y aumentar su fama. Todos los estudiantes del samurai se ma­nifestaron en contra de la idea, pero el viejo acepto el desafío.

Jun­tos se dirigieron a la plaza de la ciudad donde el joven comenzó a insultar al anciano maestro. Arrojo algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le grito todos los insultos conocidos, ofen­diendo incluso a sus antepasados. Durante horas hizo todo lo posi­ble para provocarle, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerre­ro se retiro.

Desilusionados por el hecho de que el maestro acep­tara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:
– ¿Como pudiste, maestro, soportar tanta indignidad?
– ¿Por que no usaste tu espada aun sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?

El maestro les pregunto:
– Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y ustedes no lo aceptan, ¿a quien pertenece el obsequio?
– A quien intento entregarlo respondió uno de los alumnos.
– Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos – dijo el  maestro.
– Cuando no se aceptan, continúan perteneciendo a quien los llevaba consigo.

Artículos relacionados:
Cuentos y metáforas publicados por Sloyu
Buen consejo: evita hablar mal de los demás
Prohibido quejarse: un ayuno diferente

Cuento Zen aportado por contarcuentos.com / Fotografía Flickr “Regalo”: bw14

Anúnciate en Sloyu

3 comments

  1. 🙂 Hermoso, gran trabajo!

  2. Graciass, exelente nota !! muy útil

Trackbacks/Pingbacks

  1. El juego emocional de la rabia | sloyu.com - [...] relacionados: ¡Qué difícil es mantener la calma! Actitud positiva: 6 claves El poder de las [...]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *