Logotipo Sloyu

tu espacio para aprender a vivir el ahora

Slow Fish, pescado limpio, justo y bueno

Océanos degradados, especies en vías de extinción,… ¿qué podemos hacer nosotros para proteger el mar y su biodiversidad y seguir disfrutando de un buen pescado en nuestra mesa?

Fuente esencial de vida y de sustento para el hombre, nuestros mares se hallan cada vez más degradados: innovaciones tecnológicas, sobre explotación pesquera, pesca ilegal, contaminación, acuicultura no responsable, técnicas pesqueras agresivas… todo contribuye a poner en peligro los ecosistemas marinos.

La solución debe abordarse desde muy distintos ámbitos, ¿en cuales podemos influir nosotros?

Slow Fish, disfrutar y respetar

Disfrutar de una buena mesa, recuperando los sabores de siempre, comiendo pescado capturado mediante técnicas artesanales y respetuosas con el medio ambiente… esta es en esencia la propuesta de Slow Food para defender el legado gastronómico y la biodiversidad marina; la campaña, llamada Slow Fish, se centra en tres criterios de selección:

Bueno: pescado fresco, de temporada, gustoso y unido a la tradición gastronómica local.

Limpio: pescado obtenido mediante métodos de captura respetuosos con el medio ambiente y con los trabajadores.

Justo: pescado comprado a un precio justo que garantice una vida digna al pequeño productor y asequible para el consumidor.

Qué podemos hacer nosotros

“El mercado condiciona la pesca ¡y el mercado somos nosotros!” Slow Fish nos propone las siguientes recomendaciones para pasar a la acción:

1. Antes de comprar, infórmate
La información no siempre es fácil de conseguir y a veces es contradictoria ¡no te rindas! Difunde la información que consigas entre tus conocidos.

2. Apuesta por la proximidad
Consume pescado de origen local, adulto, de temporada (fuera de su fase reproductiva) y de ciclo vital breve.

3. Se curioso y prueba nuevos sabores
Mucho del pescado que comían nuestros abuelos se desecha o vende a bajo precio por no ser popular aunque sea muy sabroso.

5. Evita comportamientos gastrónomos “sofisticados”
Sopa de aleta de tiburón, sushi de atún rojo, salmón ahumado dos veces por semana…

6. Huye del ciclo vicioso del marketing global
Especies apreciadas (más caras), percepción desmesurada de calidad respecto a otras especies (precio al alza, intensificación pesquera)… ¡sal de la rueda!

7. Se exigente y haz preguntas
Al pescadero, en el supermercado, en el restaurante,… quieres y tienes derecho a saber que comes, un buen profesional estará encantado de hablar contigo sobre el tema.

8. Lee las etiquetas
Deben incluir nombre de la especie, zona de pesca y método de producción. Intereses comerciales y huecos legislativos provocan que muchas de las etiquetas contengan informaciones falsas o inexactas, sin embargo son un punto de partida para la elección y para plantear tus dudas o preguntas al vendedor.

9. Come menos pescado
Como en el caso de la carne o la leche, aumentando la demanda provocamos la sobre explotación de especies, con el consiguiente impacto medioambiental. Apuesta por las proteínas vegetales para equilibrar tu dieta.

Vídeo Slow Fish

Te proponemos un vídeo de Slow Fish, nos cuenta uno de los proyectos que llevan a cabo en Mexico para defender el fondo marino y dar valor a los métodos de pesca artesanal:

Enlaces de interés:
Página oficial Slow Fish
Greenpeace, Lista roja de especies pesqueras
WWF España, Guía de consumo responsable de pescado
FAO, Mapa zonas de pesca
Guí de restaurantes que suscriben la filosofía Slow Fish, FishtoFork

Artículos relacionados:
Alimentos de proximidad, todo beneficios
Slow Food en los comedores escolares
KM0, una sabrosa iniciativa
Food Revolution Day, la alimentación y la salud

Etiquetas: , , , , , ,

1 Comentario

Trackbacks

  1. Bitacoras.com

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.