Logotipo Sloyu

tu espacio para aprender a vivir el ahora

Nada que decir

Callar, un derecho y una virtud. También callando defendemos nuestro espacio personal y nuestros ritmos.

Si bien los maestros y filósofos de todos los tiempos han alabado el silencio como una virtud, hablar poco está socialmente tan reprobado como hablar en exceso.

Las personas que hablan poco se exponen poco y eso crea incertidumbre a los demás, ya que no pueden prever sus reacciones, intenciones o propósitos ni su influencia sobre ellos.

Permanecer en silencio es una muestra de respeto cuando no tenemos nada bueno que decir y un derecho que bien ejercitado protege nuestra intimidad, nuestro espacio y nos evita conflictos que poco aportan al bienestar personal y social.

El conflicto aparece a veces cuando nos presionan para que demos nuestra opinión: “Si no digo nada, se van a creer que soy tonto”, “Si no respondo, se va a enfadar conmigo”, “Si no comento, creerán que no me intereso por ellos”.

Entre tu derecho a callar y su necesidad de saber, ¿qué eliges?

Nadie debería enfadarse, juzgarte, apartarte o entristecerse porque en un momento determinado no tengas ganas de compartir tus emociones, opiniones o conocimientos con ellos.

Evitar un conflicto o situación tensa, el desconocimiento de un tema, la falta de ganas… Cualquiera que sea el motivo por el que eliges callar, no está de más que informes a tu interlocutor de tu elección para que no se sienta herido y respete tu decisión:

  • No me apetece compartir mi opinión en este momento, otro día hablamos de ello.
  • No tengo nada nuevo que añadir o comentar sobre este tema.
  • Necesito pensar sobre ello antes de comentarlo.
  • No tengo una opinión formada al respecto, me gusta escucharos para poder tener más información.
  • Ahora no me siento con ganas de hablar, en otro momento cuenta conmigo.
  • Me apetece está en silencio, me encantará que me acompañes si te apetece.

Y sino siempre lo puedes decir cantando, como Fito y los Fitipaldis y su tema “No tengo nada que decir” (Directo 2004):

Artículos relacionados:
En silencio…
Hablar es plata, callar es oro
Rumores… ¿por qué tenemos que oirlos?

Etiquetas: , , , , ,

1 Comentario

Trackbacks

  1. Bitacoras.com

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.