Menú páginas
TwitterRssFacebook
Menú categorías

Publicado por el jul 20, 2012 en SlowLife | 2 comentarios

Como parar mi reacción automática

La vida está llena de sorpresas, es impredecible, incontrolable y cada uno de nosotros es un ser insignificantemente pequeño y ridículamente débil en comparación con las fuerzas de la naturaleza. Una vez hemos sentado las bases de la vida, vamos a ver cómo podemos ser felices ante semejante escenario.

Ansiedad

No tenemos el control sobre la vida

Tengo que empezar por comprender que todo lo que tengo es mi voluntad y ningún control sobre lo que pasa en la realidad. Si yo quiero algo en mi vida, puedo pensar acerca de todo lo que puedo hacer para conseguirlo. Puedo incluso llevar a cabo todas las acciones posibles, con toda mi determinación, tratando de sortear los obstáculos que se interpongan en mi camino. Pero, al final, la vida hace lo que quiere y me trae los resultados más inesperados (a veces, por qué no, también lo que yo esperaba). La buena noticia es que, pase lo que pase, sea cual sea el resultado de mi voluntad, puedo decidir cómo reacciono ante cualquier situación que se me plantee en la realidad.

Los estados de ánimo

En muchas ocasiones -vamos a ser honestos- el mundo no responde a mis acciones como a mí me gustaría que lo hiciese. Quiero a alguien, pero ese alguien no me quiere. Quiero solucionar un problema con un amigo pero mi amigo no me escucha o no entiende mis razones. Voy a buscar un trabajo y, aún cuando pongo toda mi voluntad, toda mi experiencia y toda mi esperanza sobre la mesa, no consigo el trabajo. En cualquiera de estas situaciones en las que no consigo lo que deseo, mi respuesta tiende a ser siempre la misma: se desencadena un estado de ánimo automático. Unas personas se deprimen, otras se enfadan y se quejan continuamente y otras renuncian, deciden que es imposible y se resignan a sobrevivir en una mediocre experiencia de si mismos.

Un estado de ánimo no es solo una sensación desagradable en el cuerpo (como puede ser un nudo en el estómago, un dolor de cabeza, la pérdida del apetito, nerviosismo, tensión en todo el cuerpo que no me permite descansar y dormir bien). Un estado de ánimo también tiene unas frases muy concretas en la cabeza, distintas para cada persona (todo es una mierda, la crisis es la culpable de todo, no valgo lo suficiente, los demás no se dan cuenta de lo que valgo, nadie me comprende). Un estado de ánimo tiene un anhelo (algo que, si sucediese, me permitiría ser completamente feliz).

Hay los que luchan tozudamente contra viento y marea, sin pararse a observar la situación desde otro ángulo. Hay quienes desisten y viven la vida como una serie de resignaciones, un montón de cosas a las que, simplemente, hay que renunciar. Cada uno de estos ingredientes o partes de una actitud definen mi manera de reaccionar ante una dificultad. Y acabamos por percibirnos como “yo soy así”.

¿Puedo cambiar mi reacción automática ante una dificultad?

La respuesta es sí. Más que cambiarla, puedo pararla. Una reacción automática me coloca siempre en el mismo lugar, desde el cual siempre veo la situación desde el mismo ángulo. Acabo, así, enfrentándome con las mismas armas, tratando de resolver mis dificultades siempre del mismo modo.

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” – Albert Einstein.

Todas las frases, esfuerzos, tensiones y sensaciones que experimentas en tu cuerpo hacen que vivas una experiencia que es tu experiencia de la realidad y que te limita enormemente a la hora de enfrentarte a cualquier situación. Poner toda tu atención a esta experiencia te permitirá tomar el control y pararla: detener las frases en tu cabeza, los esfuerzos en tu cuerpo y permitir las sensaciones y emociones que sostienen la experiencia; a través de la respiración, puedes aprender a salir de ella para sentirte, de nuevo, en la realidad (en esa realidad infinita, llena de posibilidades y, a la vez, incontrolable e impredecible) y poder mirar y enfrentarte a la situación que te bloquea de un modo distinto, pudiendo ver nuevos ángulos y pudiendo experimentarte de un modo distinto: tal vez más fuerte, tal vez con más confianza, percibiendo nuevas opciones que antes no contemplabas.

Parar una reacción automática en tu cuerpo te permite disponer de nuevas posibilidades en tu vida. Si siempre reaccionas con nerviosismo ante una situación, parar este nerviosismo te puede permitir, por primera vez, sentirte completamente calmada ante una dificultad. Si siempre reaccionas con apatía, puedes aprender a recuperar tu fuerza y tu determinación para enfrentarte a la vida. Si siempre reaccionas con ansiedad ante algo que te asusta, puedes aprender a enfrentarte a cualquier situación con tranquilidad y frialdad.

La realidad seguirá haciendo lo que quiera, seguirá siendo caprichosa y dándote y quitándote oportunidades a su antojo. Pero no serás víctima de ella. Puedes aprender a controlar tu reacción ante una dificultad y decidir estar bien, pase lo que pase. Si esperas a que todo esté bien, a que todo salga como deseas y sólo ocurran cosas buenas para ser feliz, tal vez esto no ocurra nunca. Si decides estar bien, suceda lo que suceda, tal vez encuentres un pequeño sendero en el que ser feliz sea una opción (seguramente distinta de la que te imaginabas).

Ivan Andrade
Qualified Practitioner of The Grinberg Method
www.aprenderenelcuerpo.com

2 Comentarios

  1. Muito bom o texto!
    Como estou sendo mãe em tempo integral e adoro isso, relaciono o texto com a maternidade.
    Ainda esses dias, estava conversando com meu marido sobre como reagimos quando a criança cai, por exemplo.
    Automaticamente podemos dizer “não foi nada”, “não doeu”, e por aí vai… Mas a criança sente a dor! Então desligar o automático ajuda a resolver uma porção de problemas e ainda ajuda a renovar a mente!
    Abraço,
    Bia.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: La vida está llena de sorpresas, es impredecible, incontrolable y cada uno de nosotros es un …

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>