Mini huerto infantil, 6 beneficios para tus hijos

Montar un huerto a la medida de tus hijos es mucho más que una actividad familiar compartida; es un espacio donde combinar juego, observación y compromiso.

2040323226_bd4390f883

Crear un huertito para tus hijos requiere poco espacio, poco dinero y mucha ilusión: un cajón o jardinera con buena tierra, algunos tiestos, semillas y ganas de de pasar un rato juntos sin prisas.

Además de reforzar lazos afectivos familiares, hacerse cargo de un pequeño huerto conlleva muchos beneficios para los más peques.

6 beneficios para los niños

Conectar con la tierra
¿A qué niño no le gusta jugar con la tierra y el agua? ¿Cuántas oportunidades tienen de hacerlo en la ciudad? De la tierra sacamos los alimentos que nos permite crecer, en la tierra se enraízan los árboles que nos dan sombra y se construyen las casas que nos dan cobijo. Cada vez que nuestros hijos entierran sus manos en ella, también están echando raíces, tomando contacto con el mundo.

Trabajar la tierra cambia el ritmo, relaja y nos hace sentir parte de algo más grande que nuestra familia y entorno.

Observar el ciclo natural
En un mundo gobernado por el tiempo como concepto lineal, un huerto te permitirá retornar al concepto natural del tiempo como ciclo de renovación.

¿Cómo una semilla se convierte en una planta?¿Cómo nacen sus frutos? ¿Por qué mueren las plantas? ¿De dónde obtendremos nuevas semillas? ¡Todo el ciclo de la vida en medio metro cuadrado!

También observarán las diferencias entre las estaciones: la temperatura, la luz, la lluvia,… ¿cuándo son más intensas? ¿cómo afectan a los cultivos? ¿y a nuestras emociones?

Si apuestas por fabricar tu propio compost entenderán que todo es útil y que todos, hasta los más chicos, tenemos un importante papel que desempeñar… ¡incluso las lombrices!

Cultivar la paciencia
Queremos ver la tele y apretamos un botón, queremos agua y abrimos el grifo, queremos una zanahoria… ¡¡y nos tenemos que esperar 8 semanas!!

En una sociedad donde la inmediatez es la norma, la naturaleza tiene sus propias reglas. Puedes ayudarles a ser pacientes eligiendo cultivos de distinta maduración; también puedes combinar semillero con plantitas ya desarrolladas para que no pierdan el entusiasmo inicial. Una vez entiendan el ciclo completo y hayan saboreado los frutos de su paciencia, podéis decidir conjuntamente como queréis continuar.

1968988349_80cf251609

Observar
Texturas, colores, formas, tamaños, olores, sabores,… ¡cuántos estímulos a su alcance! Pregúntales por las diferencias, sus preferencias, la relación entre ellos (p.e. entre el tamaño y el color de un tomate durante sus distintas fases de crecimiento) o paralelismos con su vida y su entorno.

Podéis elaborar un diario del huerto con dibujos, anotaciones y fotos en la que cada miembro de la familia exprese su creatividad y sus descubrimientos. Será un bonito recuerdo y contendrá información útil para la siguiente siembra.

Responsabilizarse de sus tareas
Las semillas, las plantitas, los frutos… todos en el balcón dependen de nosotros para crecer y estar sanos. Tenemos que plantar, regar, abonar la tierra, limpiar las malas hierbas y recoger los frutos a tiempo.

Les ayudarás a tomar sus responsabilidades listando las tareas y asignando por rotación al responsable de cada una de ellas, cada uno en la medida de sus posibilidades. SI tienes más de un hijo es importante que las tareas roten para evitar peleas.

Cuelga una pizarra con la tareas de la semana y el responsable de llevarla a cabo y por un círculo verde cada vez que esté una tarea completada. Es importante valorar el esfuerzo que hacen por cumplir sus tareas y celebrar sus progresos en esta dirección.

Cuidar la naturaleza
Hemos cuidado la tierra y nos ha correspondido dándonos frutos que hemos disfrutado en una rica ensalada.

¿Cómo podemos seguir cuidándola? No tirar basura al suelo, ahorrar de agua, reducir el consumo de envases, reciclaje, reutilizar objetos,… podemos hablar de hábitos saludables para defender la naturaleza e ir introduciendo pequeños debates a su nivel sobre sostenibilidad, consumo responsable y cualquier actitud y acción que nos lleve a hacer de mundo un lugar más saludable para todos.

Artículos relacionados:
El huerto familiar ecológico
Un huerto en la ventana, window farming
8 motivos para empezar tu huerto urbano

Imágenes Flickr “¿Dónde está la salsa?”, whirledkid,”Huerto”, javidesi

One comment

  1. Angels

    Es toda una fiesta cuando comen algo que an cosechado ellos mismos, se hacen mayores y nunca olvidan lo que aprendieron en su niñez, y es muy positibo i gratificante devido al gran lazo que les hune es hacer un huerto con el abuelo , se lo pasan en grande los dos y aprenden un monton , todo es util en la vida .

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Montar un huerto a la medida de tus hijos es mucho más que una…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *