Disfruta el momento

Disfruta el momento

Si nos centramos en el momento presente y aprovechamos lo que nos ofrece – aún cuando estamos en situaciones adversas – descubrimos que la vida nos ofrece regalos continuamente. Vivir el momento [cuento Zen] Un hombre caminaba en la selva y de repente se topó con un feroz tigre. Corrió todo lo que pudo, pero llegó al borde de un acantilado y no había salida. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el precipicio vertiginoso. Mientras estaba allí sin saber qué hacer, dos ratones aparecieron por un agujero del acantilado y empezaron a roer la parra. De pronto, el hombre vio un racimo de uvas. Las arrancó y se las llevó a la boca. ¡Eran las más deliciosas que había probado en su vida! Artículo relacionado: Aquí y ahora Estás aquí, la magia del momento presente Fotografía Flickr “Uvas”: M....

Read More

Ser próspero

Ser próspero

Pedimos muchas veces más prosperidad para nosotros mismos y para las personas alrededor nuestro … sin darnos cuenta que ¡ya disfrutamos de mucha prosperidad! Prosperidad, cuento Zen Un hombre rico le pidió una vez a Sengai que escribiese unos versos para la prosperidad de su familia. Un símbolo que pudiera ser pasado de generación en generación. Sengai tomo una gran hoja de papel y escribió: – El padre muere, el hijo muere, el nieto muere. El hombre rico se enfadó muchíssimo: – ¡Te he pedido que escribas algo para la felicidad de mi familia! ¿Porqué te ries de mi? – No pretendía reirme de ti – explicó Sengai – Si antes que tu mueras lo hiciese tu hijo, esto te causaría gran dolor. Si tu nieto muriese antes que tú y tu hijo, a ambos os partiría el corazón. Si en tu familia, generación tras generación muriesen en el orden que he escrito, seguirían el curso natural de la vida. Yo a esto lo llamo prosperidad. Photograph Flickr “Grandfather Mountain” de...

Read More

¿Estás abiert@ a la vida?

¿Estás abiert@ a la vida?

Estamos llenos de nuestra propias opiniones e ideas … una situación que nos impide escuchar, aprender y estar realmente abiertos a la vida y a las demás personas. Cuento Zen – metáfora taza de té Nan-in, un maestro Japonés de la era Meiji (1868-1912), recibió la visita de un profesor de universidad que querría informarse sobre el Zen. Nan-in le sirvió té. Lleno la taza de su visita hasta el borde, y siguió virtiendo mas té. El profesor observó como el té llenaba la taza y se derramaba sobre la mesa hasta que no puedo aguantarse mas: – ¡Esta rebosando! ¡No cabe nada más! – Al igual que esta taza, – dijo Nan-in – usted esta lleno de sus propias opiniones e ideas. – ¿Como le voy a enseñar Zen si no vacia primero su taza? Artículos relacionados: Para escuchar hay que salir de la mente Té queremos Fotografía Flickr “Taza de té”: Like_the_Grand_Canyon Anúnciate en...

Read More

Música ancestral en los pinos

Música ancestral en los pinos

En este libro Osho nos responde las preguntas: ¿Qué es la meditación? ¿Cómo funciona el mecanismo de nuestra mente? ¿Cómo se puede dejar la mente al lado? Osho y cinco historias Zen Osho examina en profundidad a través de cinco historias Zen como se puede vivir de una manera meditativa. Entre otras cosas habla de las diferencias entre el hemisferio derecho e izquierdo de nuestro cerebro, sobre la vida, la muerte y el amor y sobre la simplicidad de la iluminación. Con su humor de siempre y exponiendo las hipocresías de nuestra tradiciones da un toque especial a este libro. Los koans y historias Zen Los koans son un derivación de los gōng’ān chinos (literalmente “caso público”). En origen hacían referencia a diálogos y sucesos entre maestro y discípulo que eran registrados de manera escrita. Ya en Japón, la escuela Rinzai los compilará y ampliará, y los usará como técnica de meditación y no sólo de mera reflexión y enseñanza. Un koan puede ser una pregunta sin aparente sentido. Uno famosa es “¿cuál es el sonido de una sola mano que aplaude?” o “¿cuál era tu rostro original antes de nacer?”. El practicante investigará este tipo de pregunta con una concentración total hasta que su razonamiento conceptual quede erradicado, y así pueda surgir “prajna”, la sabiduría intuitiva. Esto ocasionará un despertar (en japonés: satori, kensho) a su naturaleza búdica, la iluminación. Fuente: Wikipedia Música ancestral en los pinos Charlas sobre el Zen Osho Editorial Kairós ISBN: 9788472454170 Páginas: 264 Precio recomendado sin IVA: 14,42 euros Artículos en Sloyu sobre otros libros de cuentos: Aplícate el cuento, más de cien cuentos de varias tradiciones Cuentos Sufis: la filosofía de lo simple El buscador de la verdad, cuentos y enseñanzas sufies La sabiduría de los cuentos, cuentos zen, cuentos sufíes, cuentos de la India y China Anúnciate en...

Read More

¡Qué difícil es mantener la calma!

¡Qué difícil es mantener la calma!

No es extraño encontrarnos en la calle, en nuestro trabajo o en nuestro círculo de familiares o amigos con personas enfadadas que descargan su rabia en nosotros o en personas cercanas mediante quejas e insultos. ¿Qué buscan las personas rabiosas? Lo que buscan estas personas (conscientemente o inconscientemente) es una reacción de los demás para así multiplicar su rabia. Desean que participamos en su mal rollo y muchas veces lo logran ya que el enfado es un sentimiento muy contagioso. Pero tenemos otra opción … la de no reaccionar, observar la rabia desde la distancia y mantener la calma. No solamente evitamos así entrar nosotros en un estado de mal rollo, sino ayudamos a la persona rabiosa a calmarse. El regalo Cerca de Tokio vivía un gran samurai ya anciano, que se dedica­ba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario. Cierta tarde, un guerrero, conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allá. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los erro­res cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante. EI joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha. Conociendo la reputación del samurai, fue en su busca para derro­tarlo y aumentar su fama. Todos los estudiantes del samurai se ma­nifestaron en contra de la idea, pero el viejo acepto el desafío. Jun­tos se dirigieron a la plaza de la ciudad donde el joven comenzó a insultar al anciano maestro. Arrojo algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le grito todos los insultos conocidos, ofen­diendo incluso a sus antepasados. Durante horas hizo todo lo posi­ble para provocarle, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerre­ro se retiro. Desilusionados por el hecho de que el maestro acep­tara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron: – ¿Como pudiste, maestro, soportar tanta indignidad? – ¿Por que no usaste tu espada aun sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros? El maestro les pregunto: – Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y ustedes no lo aceptan, ¿a quien pertenece el obsequio? – A quien intento entregarlo respondió uno de los alumnos. – Lo mismo vale...

Read More

Cuento zen: la puerta al cielo

La meditación zen (una práctica budista) se ha hecho muy popular en el occidente. El Zen nos enseña vivir las situaciones cotidianas con claridad y armonía. Vivir el zen es desactivar el ruido y las prisas y entrar en un espacio de calma y concentración. Los cuentos zen y los proverbios zen están llenos de sabiduría. A continuación comparto con vosotros con mucho placer un ejemplo de ambos Proverbio zen: Ser feliz es sencillo, lo difícil es ser sencillo Cuento zen: la puerta al cielo Un guerrero samurai fue a ver al maestro Hakuin y le preguntó: – ¿Existe el infierno? – ¿Existe el cielo? – ¿Dónde están las puertas que llevan a uno y al otro? – ¿Por dónde puedo entrar? Hakuin le respondió con una pregunta: – ¿Quién eres? – Soy un samurai – le respondió el guerrero -, un jefe de samurais. – Hasta el emperador mismo me respeta. Hakuin se rió y contestó: – ¿Un samurai, tú? – Pareces un mendigo. Sintiendo su orgullo herido, el samurai desenvainó su espada y, ya estaba al punto de matar a Hakuin, cuando éste le dijo: – Ésta es la puerta al infierno Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espalda en su cinto, y Hakuin dijo: -Y ésta es la puerta del cielo Algunos cuentos zen y libros sobre el zen publicados anteriormente en Sloyu: Un cerezo en el balcón, libro sobre practicar el Zen en la ciudad Estás aquí, la magia del momento presente, libro Thich Nhat Han sobre la meditación zen ¿Cuanto tiemo falta?, cuento zen sobre la impaciencia Para escuchar hay que salir de la mente, un fragmento sobre el pianista Vladimir Horowitz Cuento Zen aportado por contarcuentos.com, Imagen: Flickr, kamikasineo Anúnciate en...

Read More