Correo electrónico, menos también es más

Correo electrónico, menos también es más

Recuerdo un tiempo en que fácilmente tenía 800 mails en mi bandeja de entrada profesional y 200 en la personal, por no hablar de las carpetas de archivo de asuntos que nunca más volvían a revisarse; básicamente gestionaba mi mail como por entonces mi armario: lleno hasta los topes de prendas que no utilizaba ni sabía que estaban allí. La organización de tu correo electrónico es una buena metáfora de cómo funciona tu cabeza y los mensajes representan los pensamientos… Observa cuántos de ellos están por resolver; cuántos de ellos están resueltos y sigues empeñado en recordar sin dar espacio a otros nuevos; el volumen que ocupan los que no son importantes y como almacenas los que sí lo son, ¿en un lugar de fácil acceso o en medio del batiburrillo, lo cual te impide prestarles atención? Limpiar tu correo, primer paso Verás que si limpias tu correo también tendrás más espacio en tu cabeza; si tienes muchos correos acumulados y no te ves con ánimos de revisarlos, crea una carpeta y guardarlos todos juntos; todo lo que no hayas rescatado de ella en 1 año puede eliminarse, puesto que no lo necesitas. En el trabajo quizás debas guardar algunas informaciones legales o fiscales por más tiempo; otras carpetas se guardan por puro apego a logros profesionales: aquel proyecto tan complejo que conseguiste contra todo pronóstico entregar a tiempo, aquella gestión comercial que trajo reconocimiento y beneficios… Si necesitas seguir guardando esta información, ¿quizás no te sientes suficientemente reconocido o no estás feliz con una nueva situación laboral? 9 consejos para no acumular correo 1. ¿Qué correos conservar? En tu bandeja de entrada, ya sea personal o profesional, solo deberías encontrar dos tipos de mensajes: nuevos mails entrantes y mails en proceso de gestión; y en tus carpetas asuntos abiertos pendientes de resolución y aquellos que conviene conservar temporalmente porque pueden aportar información, aprendizajes o servirte de referencia. 2. Libreta de direcciones En tu cuenta existe una libreta de direcciones, ¿recuerdas? En lugar de guardar los mensajes para conservar las cuentas de correo de tus contactos, y luego volverte loco para encontrarlas (porqué tu amigo Juan López aparece como “anixtip78” siempre ha sido inexplicable para ti) ¿no es más fácil (y ocupa menos lugar) guardarlas en la libreta? Es un minuto, tienes tiempo. 2. Mail leído y resuelto, mail borrado o archivado ¿Es un mensaje cuyo contenido informativo o...

Read More

Simplicidad y minimalismo en tus e-mails

Simplicidad y minimalismo en tus e-mails

Te conectas a tu correo electrónico y en tu bandeja de entrada aparecen 50 nuevos mensajes… ¡horror! Vas a invertir mucho tiempo en abrirlos, leerlos, decidir cuáles son más importantes y responder a todos. ¿Existe alguna manera de ahorrarte y ahorrarles a los demás gran parte de ese tiempo? ¿Qué es exactamente lo que quiero decir? Además de seleccionar los mails que reenvías por su contenido de calidad y evitar las cadenas, documentos pesados, bromas o power points con mensaje, existe un paso más que puedes dar para practicar el arte del minimalismo aplicado al correo electrónico: reducir el contenido del mensaje a la línea del “Asunto”. EOM, o sea “End of message” (o “fin del mensaje” en español), son las siglas que indican que todo el mensaje está contenido en el cuerpo del “Asunto” y que no es necesario abrirlo para leerlo. Por ejemplo: Mensaje de: Juana Para: Lídia Asunto: Cancelo cena 15/02, viaje trabajo – ¿puedes 17/02? EOM EOM significa mucho más que “fin del mensaje” o un ahorro de mails de ida y vuelta, también implica un buen uso del tiempo y concisión. Sintetizar nos ayuda a enfocarnos y nos hace más efectivos en el planteamiento de soluciones y su ejecución. La tecnología se convierte en una herramienta muy útil si la usamos con criterio y en un ladrón de tiempo cuando no lo hacemos. Si bien su uso prioritario se da en las organizaciones, nada impide que también lo utilices en tus comunicaciones personales cuando tengas que tratar temas prácticos con tus amigos o familia. Lejos de ser una muestra de distancia lo es de respeto por su tiempo, el cariño no está reñido con el minimalismo. 8 buenos motivos para usar EOM en tus mails 1. EOM ahorra tiempo a quien recibe el mensaje Al destinatario no le es necesario abrir el mensaje para conocer la totalidad de su contenido; con ello le das a entender al destinatario que valoras su tiempo, ¡seguro que te lo agradecerá! 2. Te ahorra tiempo ¿Para qué escribir en el cuerpo de mensaje si no hace falta, especialmente en los mensajes cortos? Tradicionalmente escribiríamos un mensaje en el cuerpo del mensaje y otro en asunto. Por ejemplo: Asunto: ¿Quedamos? Mensaje: Hola X, ¿qué te parece si quedamos mañana por la tarde en el centro? ¿Sobre las 17:00 en el Zurich? Dime algo, ¿vale? Un beso, Y Con EOM...

Read More

Gran limpieza de otoño: 14 consejos

Gran limpieza de otoño: 14 consejos

Hace más frio por las noches y estamos en pleno cambio de estación. El otoño es la estación de los cambios y de la limpieza. ¡Pues vamos a limpiar! Después de una buena limpieza uno se siente más ligero. No solamente has liberado espacio en tu casa, en tus armarios, en tu trastero … sino que has creado espacio vital en tu vida y en tu mente. 14 consejos: gran limpieza del otoño 1. La Ropa Por las noches hace más frio y necesitamos de repente el pijama y las mantas en la cama. Pronto hará también más frío durante el día y hay que preparar la ropa más abrigada: jerseys, calcetines, abrigos, pantalones más gruesos, zapatos de invierno, etc. El otoño también es época de lluvias y es sabio tener a mano chubasqueros, zapatos que rechacen el agua … La ropa de verano se puede ir guardando poco a poco para el año que viene y la ropa que ya no queremos, la podemos regalar. ¿Cuántas prendas necesitas? – proyecto 333 2. El cuerpo El otoño es el momento perfecto para hacer una limpieza íntegra del cuerpo con un ayuno o semi-ayuno. Sacamos así las toxinas de nuestro cuerpo y nos hacemos más resistentes a las típicas enfermedades del otoño: resfríos y la gripe. Podemos también hacer una limpieza de la piel, cambiar el corte del pelo … Ayuno, unos días de descanso de la comida 3. Papeles y documentos Nuestros armarios y habitaciones suelen estar llenos de todo tipo de papeles y documentos y muchos de ellos ya no los necesitamos. Los hemos guardado “por si acaso” y así se han acumulado con el tiempo. Necesitaremos unas cuantas horas para separar los documentos imprecindibles de los otros que podemos tirar. Nos sentiremos aliviados al tirar cajas llenas de documentos que ya no necesitamos y encima liberamos espacio en nuestros armarios. 4. Libros y revistas No es mala idea revisar nuestra librería y las cajas con revistas y seleccionar aquella lectura que ya no necesitamos. Podemos liberar mucho espacio así y podemos alegrar la vida a otras personas regalandoles aquellos libros que ya no necesitamos. Dale una nueva vida a tus libros 5. El trastero La limpieza del trastero es un clásico. Es donde guardamos durante el año todas aquellas cosas que no son imprecindibles. Muchas de estas cosas en realidad podemos tirarlas a la basura, venderlas o...

Read More

Me gusta la crisis

Me gusta la crisis

Una crisis, como la que estamos viviendo aquí en España, tiene muchos aspectos positivos. Lo positivo de una crisis 1. Te obliga replantear las bases de tu vida y no viene nada mal hacerlo de vez en cuando. Es probable que salgas reforzado de ello. 2. La disminución de ingresos te puede forzar a bajar el consumo y retomar un estilo de vida más slow y más saludable. ¡Menos es más! 3. Volverás a disfrutar más de lo que tienes (¡que suele ser mucho!). ¡No te dejes desmotivar por las noticias negativas! … y desconecta los medios, o sea … no mires la tele, no leas el periódico, ni escuches la radio durante un tiempo. Al final, estas noticias no hacen otra cosa que bajar nuestro ánimo. 8 consejos para enfrentar la crisis 1. Reduce tus gastos superfluos (compra de artículos de lujo, viajes, salir a comer fuera, etc …) 2. Busca ocio y actividades gratis (leer, salir afuera a caminar, visitar amigos, etc) 3. Repara y reutiliza las cosas (ropa, zapatos, muebles, aparatos …) 4. Intercambia servicios y productos que no utilizas 5. Camina más o utiliza el transporte público y gasta menos en gasolina y el coche 6. Ahorra energía y agua en tu casa, siendo más consciente con su uso 7. Empieza un huerto (urbano) y ahorra en la compra de verduras, legumbres y hierbas 8. Come menos carne y pescado (¡precio elevado!) y más verduras y legumbres Artículos relacionados: ¿Puedo vivir sin coche? 7 consejos para planificar tu huerto urbano 10 consejos para ahorrar energia en casa 5 motivos para dejar de comer carne Fotografía Flickr “Saltar”: mar i...

Read More

Prohibido quejarse: un ayuno diferente

Prohibido quejarse: un ayuno diferente

Que las personas positivas gozan de más salud, tienen más éxito en la vida laboral, disfrutan de una vida social más equilibrada y además duermen mejor está científicamente comprobado. Hace tiempo que la universidad de Harvard y otras instituciones de prestigio investigan el impacto del optimismo (como actitud interna) sobre el rendimiento de las personas (el efecto externo). La pregunta es: ¿qué tiene a ver contigo? Reconócelo: te quejas demasiado La organización americana “A complaint free world” estima que cada persona se queja una media de entre 15 y 30 veces. ¡Al día! No me sorprende que este flujo de comentarios negativos tengan un impacto sobre mi bienestar. Al concentrarme tantas veces al día en lo negativo es fácil perder de vista la energía que aportan las ideas positivas. Y aunque cada queja por si sola sea insignificante, en su totalidad crean la ilusión de que eres una víctima en un mundo triste e injusto. El problema es que las quejas no resuelven nada. Sí, pueden generar un sentimiento pasajero de pertenecer a un grupo (quejándose del jefe), pueden aliviar momentáneamente un enfado (contra el semáforo en rojo), pero no cambian la situación en sí. Así que la alternativa es: deja de quejarte y pasa a la acción. Cambiando un hábito: una queja a la vez Es fácil decir: “No te quejes”. El reto está en llevarlo a cabo. Y mientras al dejar de fumar puedes contar con el apoyo de amigos y compañeros, la declaración de que dejarás de quejarte resulta en miradas incrédulas. A no ser que lo presentes como un reto: únete al ayuno de quejas para conseguir 21 días sin quejarte. El movimiento ha empezado en EEUU bajo el lema de A Complaint Free World (un mundo sin quejas) y gana cada día más adeptos que quieren probarlo. La idea es simple, la realización ya no tanto. La meta es conseguir 21 días sin haberte quejado. La realidad muestra que necesitarás unos 3-4 meses para cumplirlo. Y como los hábitos no se pueden cambiar con tan solo la fuerza de voluntad, una pulsera o un anillo te servirán como recordatorio para centrarte en lo positivo. Cada vez que estés a punto de quejarte, intenta ver lo positivo de la situación. O te quedas callado. Lo importante es no quejarte en voz alta. Cada vez que se te escape un comentario negativo, cambiarás la pulsera o...

Read More

Dale una nueva vida a tus libros

Una de los objetos de los que nos cuesta más desprendernos son los libros. De bolsillo o enciclopedias, apasionantes o aburridos, mil veces releído o aun sin abrir, almacenamos libros en cualquier rincón de la casa, incluso en el trastero, donde pierde definitivamente la posibilidad de ser leídos. Un libro es símbolo de cultura, de estatus social y económico y de seguridad en que tenemos las herramientas posibles para desenvolvernos profesionalmente. También es una aventura que a veces nos transforma … leyendo encontramos palabras para explicar lo que nos parecía imposible de contar, viajamos a mundos recónditos, reímos, lloramos, aprendemos, desaprendemos, nos perdemos, nos encontramos, abrimos ventanas y ampliamos horizontes. Así que… ¿cómo hacemos para desprendernos de los libros? Ante todo, no se trata de quedarnos huérfanos de lecturas Igual que conservamos amigos de la niñez, hay libros que nos van a acompañar siempre, que releemos o consultamos a menudo. Lo más importante es identificar aquellos volúmenes que no entran en esta categoría: – Libros heredados que conservamos por apego. – Lecturas o autores que no son de nuestro gusto. – Lecturas y autores con las que hoy ya no nos identificamos. – Libros que compramos “porque esto hay que leerlo” y que llevan años en la estantería acumulando polvo a la espera de que nos apetezca leerlos. Ya sé que libros no quiero conservar, ¿qué hago con ellos? Pues lo que vas a hacer con los libros es… ¡liberarlos! Van a tener una segunda oportunidad de ser leídos, así que alégrate de desprenderte de ellos. Libreros de libros de ocasión Dada la cantidad de libros que se imprimen actualmente, a menudo no ofrecen pago alguno por los libros de segunda mano; según el tipo de volúmenes y cantidad, un buen trato puede ser que te los recoja todos sin coste para ti. Tienes que saber que probablemente los libros que no pueda poner a la venta terminarán en el contenedor. Donaciones a amigos o conocidos Regala a tus amigos los libros que creas que les pueden interesar; si tienes muchos ejemplares de los que desprenderte, puedes organizar una fiesta y pedirles que elijan algunos libros para llevar antes de irse Donaciones a instituciones, fundaciones y ONGs Bibliotecas públicas, escolares y populares, centros penitenciarios, de menores, de atención a inmigrantes, a personas en riesgo de exclusión social,… antes de preparar los libros pregunta si aceptan donaciones de particulares y...

Read More