Correo electrónico, menos también es más

Correo electrónico, menos también es más

Recuerdo un tiempo en que fácilmente tenía 800 mails en mi bandeja de entrada profesional y 200 en la personal, por no hablar de las carpetas de archivo de asuntos que nunca más volvían a revisarse; básicamente gestionaba mi mail como por entonces mi armario: lleno hasta los topes de prendas que no utilizaba ni sabía que estaban allí. La organización de tu correo electrónico es una buena metáfora de cómo funciona tu cabeza y los mensajes representan los pensamientos… Observa cuántos de ellos están por resolver; cuántos de ellos están resueltos y sigues empeñado en recordar sin dar espacio a otros nuevos; el volumen que ocupan los que no son importantes y como almacenas los que sí lo son, ¿en un lugar de fácil acceso o en medio del batiburrillo, lo cual te impide prestarles atención? Limpiar tu correo, primer paso Verás que si limpias tu correo también tendrás más espacio en tu cabeza; si tienes muchos correos acumulados y no te ves con ánimos de revisarlos, crea una carpeta y guardarlos todos juntos; todo lo que no hayas rescatado de ella en 1 año puede eliminarse, puesto que no lo necesitas. En el trabajo quizás debas guardar algunas informaciones legales o fiscales por más tiempo; otras carpetas se guardan por puro apego a logros profesionales: aquel proyecto tan complejo que conseguiste contra todo pronóstico entregar a tiempo, aquella gestión comercial que trajo reconocimiento y beneficios… Si necesitas seguir guardando esta información, ¿quizás no te sientes suficientemente reconocido o no estás feliz con una nueva situación laboral? 9 consejos para no acumular correo 1. ¿Qué correos conservar? En tu bandeja de entrada, ya sea personal o profesional, solo deberías encontrar dos tipos de mensajes: nuevos mails entrantes y mails en proceso de gestión; y en tus carpetas asuntos abiertos pendientes de resolución y aquellos que conviene conservar temporalmente porque pueden aportar información, aprendizajes o servirte de referencia. 2. Libreta de direcciones En tu cuenta existe una libreta de direcciones, ¿recuerdas? En lugar de guardar los mensajes para conservar las cuentas de correo de tus contactos, y luego volverte loco para encontrarlas (porqué tu amigo Juan López aparece como “anixtip78” siempre ha sido inexplicable para ti) ¿no es más fácil (y ocupa menos lugar) guardarlas en la libreta? Es un minuto, tienes tiempo. 2. Mail leído y resuelto, mail borrado o archivado ¿Es un mensaje cuyo contenido informativo o...

Read More

6 trucos para cumplir con tus propósitos

6 trucos para cumplir con tus propósitos

Aprender inglés, empezar una dieta, ir al gimnasio, visitar más a menudo a tus padres… ¿Cuántos de los propósitos que te haces llevas a la práctica? ¿Qué es lo que te impide conseguirlo? ¿Deseo u obligación? En el saco de los propósitos metemos muchos temas de distinta naturaleza: deseos no aceptados, retos no conseguidos, imposiciones sociales o familiares, creencias sobre lo que nos conviene… A menudo vamos arrastrándolos de año en año y acumulamos frustraciones y falta de confianza en nosotros mismos; así que, lentamente, dejamos de atrevernos a emprender nuevos retos. Es difícil conseguir un propósito cuando se convierte en una obligación… y más fácil y motivador si se trata de un deseo, si sabemos ver los beneficios que el esfuerzo nos va a conllevar, especialmente cuando conectan con nuestra manera de ser y vivir. Este año, ¡sí! Si haciendo lo que siempre, te cuesta cumplir tus metas, ¿por qué no cambias tu enfoque? Te proponemos algunos trucos para conseguirlo de un modo más pausado: Los compromisos empiezan cualquier día del año Pasó un mes del nuevo año y aun no empezaste a ir al gimnasio, así que como ya no cumpliste… ¡abandonas tu propósito! Cualquier día es bueno para empezar, ¿por qué no hoy mismo? Si no encuentras el momento estaría bien preguntarte que te impide hacerlo: ¿pereza? ¿miedo? ¿desinterés? ¿rebeldía? Cambia el “debo” por el “quiero” Es difícil conseguir un propósito cuando se convierte en una obligación y más fácil y motivador si se trata de un deseo, si sabemos ver los beneficios que el esfuerzo nos va a conllevar. ¿Te gusta el cine? Aprender un idioma para disfrutar las películas en su versión original es mucho más divertido que poner el foco en la presión profesional del aprendizaje. Con cada fotograma que comprendas, más ganas tendrás de seguir avanzando ¡y de paso lo podrás usar en la oficina!. Plantéate retos concretos, alcanzables y que dependan de ti “Este año haré más ejercicio”.. ¿Qué quieres decir con “más ejercicio”? ¿Ir caminando al trabajo? ¿Practicar el senderismo los domingos? ¿Acudir a un centro deportivo tres veces a la semana? Sin definición no puedes plantearte cómo conseguir tu propósito ni saber si lo has cumplido. Al concretar sabrás si es realista y, en caso contrario, podrás redefinirlo para que sea alcanzable. Alcanzable no quiere decir “fácil”… quiere decir “posible” si haces todo lo que está en tu mano...

Read More

Aromaterapia, esencia de mandarina

Desde siempre el hombre ha utilizado las plantas aromáticas en infusiones, decocciones o maceraciones. De reconocidas propiedades terapéuticas, los aceites esenciales de anís, jengibre, pino, hinojo, canela, mirra, incienso …, se han empleado durante milenios en China, Oriente Medio, India, Grecia, Egipto, América (Aztecas, Mayas e Incas) o en África.  A finales del siglo XVI se utilizaban más de cien aceites esenciales para tratar distintas enfermedades. Con la llegada de la revolución industrial sin embargo, la química de síntesis los relegó a un segundo plano, hasta que en 1928 el químico perfumista René-Maurice Gattefossé, acuñó el término “Aromaterapia” y codificó las grandes propiedades de los aceites esenciales: tonificantes, antisépticos, calmantes, estimulantes, etc.  ¿Qué es la aromaterapia?   La utilización de esencias y aceites esenciales bioquímicamente definidos, por vía cutánea, oral o atmosférica, con el fin de prevenir o tratar diversas afecciones y patologías. Una Aromaterapia medicinal aplicada correctamente, utilizará única y exclusivamente los productos aromáticos obtenidos a partir de la presión en frío (en el caso de los cítricos) o de la destilación por arrastre de vapor de agua. Podemos encontrar aceites esenciales o esencias con propiedades: Antiinfecciosas y estimulantes, anticatarrales, antiinflamatorias y analgésicas, digestivas, antiespasmódicas, relajantes, calmantes y sedantes, cosméticas, etc. El uso de aceites esenciales, a menos que sea bajo la supervisión de un terapeuta, no se recomienda durante los 3 primeros meses del embarazo. Compra Siempre que compremos un aceite esencial o una esencia con finalidad terapéutica o cosmética, es muy importante que provenga de plantas botánicamente certificadas e identificadas con el nombre en latín, denominación universalmente reconocida en botánica, asegurándonos que sea: – 100% completo (destilación completa) – 100% natural – 100% puro Esencia de mandarina (Citrus reticulata) En esta breve introducción a la Aromaterapia, me gustaría presentaros la esencia de Mandarina (Citrus reticulata). Este pequeño árbol de hojas resistentes y brillantes y flores blancas y perfumadas, nos regala una esencia muy utilizada, entre otras, por sus magníficas propiedades sobre el sistema nervioso: relajante, sedante, en casos de angustia estrés, agitación…, somnífero suave. Como todos los cítricos, la esencia de mandarina presenta riesgo de fotosensibilización, por lo que no deberemos utilizarla antes o durante la exposición al sol. Ejemplos de utilización por vía externa 2 gotas de esencia de Mandarina + 2 gotas de aceite vegetal (avellana, almendras dulces, oliva, caléndula, etc.), en masaje en la parte interior de las muñecas o sobre el plexo solar, para relajarnos cuando...

Read More

Remedios naturales … 9 consejos

Remedios naturales … 9 consejos

Me parecía increíble lo poco que sabía de remedios naturales y simples antes de vivir en la India, así que me apetecía compartir mis pequeños descubrimientos. La mayoría de ellos se pueden incluso encontrar en la cocina … 1. Cúrcuma Es una especia que ayuda a limpiar la sangre, por lo cual se recomienda añadir una pizca a cada comida durante la cocción. También es un remedio excelente para cortes y heridas. Se aplica un poquito sobre la zona afectada y dejará de sangrar inmediatamente y además tiene propiedades desinfectantes. Lo último también es muy útil para las mascotas, lo uso con frecuencia cuando mi perro vuelve a casa tras una pelea. 2. Clavo Proporciona un primer alivio cuando se sufre de dolor de muelas ya que tiene un efecto anestesiante. Se mastica ligeramente con la muela que causa problemas, luego se escupe. 3. Miel Alivia y ayuda a cicatrizar quemaduras en la piel. Eso sí, ha de ser una miel de muy buena calidad y al ser posible, pura. 4. Limón Un desodorante natural en un envase ecológico. Basta con frotar medio limón en las axilas y listo. 5. Papaya Un secreto para el cuidado de la piel. En los salones de belleza indios se mezcla la papaya machacada con miel y se aplica como mascarilla después de un suave masaje facial. Reduce granos y otras impurezas de la piel además de enriquecerla con Vitaminas A y C. Dejará tu piel suave y luminosa. 6. Neem En las áreas rurales de la India se usa un palito del árbol de Neem en vez de un cepillo de dientes. Es muy saludable para las encías y una manera natural y simple de mantener una higiene bucal. Del mismo árbol también se fabrica un aceite, que es el mejor remedio natural para muchos problemas de piel, como erupciones, picaduras de insectos, etc. 7. Henna Saca el calor del cuerpo. Puede hacer que baje una fiebre alta, si los pies de la persona enferma se untan con la masa de Henna. Una mascarilla de Henna en el pelo ayuda a mantener la cabeza fresca en verano y dejará un bonito brillo rojizo en pelos oscuros. 8. Aceite de mostaza Es el aceite más común utilizado en el Norte de la India. Aparte de su uso para cocinar, también es un excelente aceite corporal. En general en la India se usan aceites...

Read More

Compra consciente, 5 trucos para empezar

Compra consciente, 5 trucos para empezar

Exceso de información, de publicidad, de oferta de productos… gestionar todos los impactos para hacer una compra consciente a la vez que cambias tus hábitos de consumo es algo que muy pocos pueden o saben hacer de un día para otro. ¿Cómo los llevamos en la práctica en nuestra compra? No sé por donde empezar A menudo el mayor impedimento para el cambio somos nosotros mismos: nos planteamos grandes retos y al no poder alcanzarlos nos frustramos, llegando a veces a abandonar nuestros propósitos. Hablando de consumo, si somos conscientes del impacto de nuestras acciones en el mundo nos sentimos mal cuando consumimos un producto que no es “limpio”. Ese sentirnos mal nos empuja también a “querer dejar de saber” para no cargarnos con mayor malestar: tanta información, más que movernos a la acción, nos paraliza. Los pequeños cambios son poderosos Y sin embargo, dejar de informarnos nos convierte en avestruces (si no veo el problema, no existe), nos hace fácilmente manipulables y nos impide pasar a la acción para cambiar lo que no nos gusta. ¿Por qué no empezar con algo fácil? ¿Un pequeño cambio asumible y que puedas mantener en el tiempo? ¿Qué te de confianza para seguir cambiando, en la medida de tus posibilidades, tus hábitos de consumo? Paso a paso y con determinación puedes acercarte al consumo que quieres. Te damos algunas claves para planificar el cambio con éxito. 5 trucos para comenzar 1. ¿Lo necesito? “3×2”, 70% de descuento en la 2ªunidad”, “Descuento especial”,… tentador, ¿verdad? ¿Es saludable comprar más comida de los que consumes habitualmente? (¿quizás comerás más para no tirarla antes de su caducidad…?) ¿Vale la pena comprar tantos yogures para que te regalen otro recipiente de plástico? ¿Es un verdadero ahorro invertir ahora 40€ en unos pantalones que no te hacen falta? ¿Realmente quieres conseguir un nuevo móvil cuando el que tienes funciona perfectamente? Antes de sucumbir al canto de las sirenas, piensa y hazte una simple pregunta “¿Lo necesito?” 2. La lista de la compra Mira tu despensa; tu armario; tu zapatero; tu librería. ¿Cuántos de los alimentos, prendas o libros que acumulas están sin utilizar? ¿Desde cuando están allí? ¿Cuánto lugar ocupan? ¿Cuánto dinero inmovilizado tienes en tu casa? Haz el ejercicio de “limpiar” estos espacios y verás cuantas cosas has acumulado sin necesidad. También detectarás que es lo que te hace falta o necesita ser repuesto en el...

Read More