El sonido del silencio

Uno de los “Diez secretos para el éxito y la paz interior” – que menciona Dr. Wayne Dyer en uno de sus libros – es “apreciar el silencio“. Dar un espacio al silencio en nuestra vida no solo le afecta a uno mismo, sino que también produce un impacto positivo en quienes nos rodean. Mediante la meditación podemos conectar con el silencio y a través de ello con los tesoros que están escondidos en nuestro interior. El silencio es nuestra conexión con la fuente de creación (o con Dios si así lo prefieres). Si miras hacia fuera sueñas, si miras hacia dentro despiertas En el siguiente milenario y magnífico cuento Sufi nos lo transmiten con mucho humor. El sonido del silencio – cuento Sufi Un día, mientras permanecía inmóvil como siempre en el mismo sitio, un maestro vio aparecer en el horizonte una especie de bola de polvo. Aquella bola se hizo más y más grande y el sheik pronto reconoció a un hombre que se le acercaba corriendo y levantaba una enorme polvareda. El hombre, que era joven, llegó hasta el maestro y se postró ante él. – ¿Qué quieres? El joven le contestó: – Maestro, he venido desde lejos a oírte tocar el arpa sin cuerdas. – Como quieras – le dijo el maestro. El santo hombre no varió su postura lo más mínimo. No cogió ningún instrumento, no hizo nada. El maestro y el freviente discípulo permanecieron inmóviles. Tras tres días, el joven dejó percibir, quizá por un gesto, una inclinación o un carraspeo, un incipinte cansancio. – ¿Qué te pasa? – preguntó el maestro. El joven dudó un poco. Comenzó a balbucear algunas palabras. Para poder ayudarlo, el maestro preguntó: – ¿No has oído nada? – No – contestó el joven con voz culpable. – Entonces, ¿por qué no me has pedido que tocase más fuerte? Maestro: el sonido está dentro de nosotros, en nuestro corazón. Es cuestión de saber escucharlo. Cuento del libro “Cuentos Sufis, la filosofía de lo simple” de Omar Kurdi y Pedro Palao Pons Fotografía Flickr “Desierto”: Miguel Angel...

Read More

Amor verdadero, te ayudo para que seas quien eres

Una de las condiciones más importantes para el amor y para que una relación o amistad florece es dejar a la otra persona ser quién es. O sea … no querer cambiarle y aceptarle tal cual como es con sus cosas bonitas y también con sus cosas más oscuras. A continuación un cuento bellísimo de Jorge Bucay sobre el Rey Arturo, uno de sus caballeros, Sir Gallahan, y una bruja. El caballero Sir Gallahad (cuento) Esta historia nos lleva a la época del Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda, tiempo de hechicería y castillos de puentes levadizos, tiempo de intrigas y batallas heroicas, tiempo de dragones mágicos que arrojan fuego por la boca y de paladines de honor y valor ilimitados. El rey Arturo había enfermado. En tan solo dos semanas su debilidad lo había postrado en su cama y ya casi no comía. Todos los médicos de la corte fueron llamados para curar al monarca pero nadie había podido diagnosticar su mal. Pese a todos los cuidados, el buen rey empeoraba. Una mañana, mientras los sirvientes aireaban la habitación donde el rey yacía dormido, uno de ellos le dijo a otro con tristeza: – Morirá… En el cuarto estaba Sir Galahad, el más heroico y apuesto de los caballeros de la mesa redonda y el compañero de las grandes lides de Arturo. Galahad escuchó el comentario del sirviente y se puso de pie como un rayo, tomó al sirviente de las ropas y le gritó: – Jamás vuelvas a repetir esa palabra, ¿entiendes? – El rey vivirá, el rey se recuperará…. – Solo necesitamos encontrar al médico que conozca su mal, ¿oíste? El sirviente, temblando, se animó a contestar: – Lo que pasa, Sir, es que Arturo no está enfermo, está embrujado. Eran épocas donde la magia era tan lógica y natural como la ley de gravedad. – ¿Por qué dices eso, maldición! —preguntó Galahad. – Tengo muchos años, mi señor, y he visto decenas de hombres y mujeres en esta situación, solamente uno de ellos ha sobrevivido. – Eso quiere decir que existe una posibilidad… Dime cómo lo hizo ése, el que escapó de la muerte. – Se trata de conseguir un brujo más poderoso que el que realizó el conjuro; si eso no se hace, el hechizado muere. – Debe haber en el reino un hechicero poderoso —dijo Galahad—, pero si no está...

Read More

Encontrar lo que tienes para dar

No se consigue la felicidad buscando fuera en el exterior persiguiendo tus deseos … acumulando propiedades, títulos, conocimientos, una buena posición social u otras cosas parecidas. La felicidad se encuentra en tu interior. Una vez que decides, como los dos pozos en el cuento de Jorge Bucay, vaciarte de contenidos y buscar en lo profundo de tu ser lo que tienes para dar… te abrirás a la felicidad. Desde tu interior podrás conectar con tu propósito y se te abrirá un canal de comunicación natural con otra realidad donde todo está conectado. La ciudad de los pozos (cuento) Esta ciudad no estaba habitada por personas, como todas las demás ciudades del planeta. Esta ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes… pero pozos al fin. Los pozos se diferenciaban entre sí, no sólo por el lugar en el que estaban excavados sino también por el brocal (la abertura que los conectaba con el exterior). Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y de metales preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra. La comunicación entre los habitantes de la ciudad era de brocal a brocal y las noticias cundían rápidamente, de punta a punta del poblado. Un día llegó a la ciudad una “moda” que seguramente había nacido en algún pueblito humano: La nueva idea señalaba que todo ser viviente que se precie debería cuidar mucho más lo interior que lo exterior. Lo importante no es lo superficial sino el contenido. Así fue cómo los pozos empezaron a llenarse de cosas. Algunos se llenaban de joyas, monedas de oro y piedras preciosas. Otros, más prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos. Algunos más, optaron por el arte, y fueron llenándose de pinturas, pianos de cola y sofisticadas esculturas posmodernas. Finalmente los intelectuales se llenaron de libros, de manifiestos ideológicos y de revistas especializadas. Pasó el tiempo. La mayoría de los pozos se llenaron a tal punto que ya no pudieron incorporar nada más. Los pozos no eran todos iguales, así que, si bien algunos se conformaron, hubo otros que pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior… Alguno de ellos fue el primero: En lugar de apretar el contenido, se le ocurrió aumentar su capacidad ensanchándose. No pasó mucho tiempo antes de que la idea fuera imitada, todos los...

Read More

Tú eres el único que no está aquí

Lo que hace diferente al ser humano es su inteligencia, o sea su capacidad de comprender, asimilar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas. Curiosamente esta capacidad para cuestionar y repasar información se ha convertido a la vez en nuestro punto débil. Nos cuesta dejar de pensar, hay un especie de ruido de fondo en nuestra cabeza que nunca cesa. Y mientras este ruido nos entretiene con cosas del pasado y nos invita continuamente preocuparnos del futuro, nos perdemos el presente … La vida es lo que pasa mientras pensamos en otras cosas… Ausencia – Maestro, ¿dónde está Dios? – Aquí mismo. – ¿Dónde está el paraíso? – Aquí mismo. – ¿Y el infierno? – Aquí mismo. Todo está aquí mismo. El presente, el pasado, el futuro, están aquí mismo. Aquí está la vida y aquí está la muerte. Es aquí donde los contrarios se confunden. – ¿Y yo dónde estoy? – Tú eres el único que no está aquí. Microcuento Alejandro Jodorowsky / Fotografía Flickr “Ausencia”: Daniel Dobleu Artículos relacionados: sobre la meditación / artículos y cuentos Alejandro...

Read More

Respetar y desarrollar el talento

El mejor regalo que puedes dar a tus hijos o a los jovenes que educas es ayudarles a encontrar y desarrollar su talento y permitirles a ser ellos. Si terminan trabajando en algo que les encanta hacer y que hacen bien, no solamente serán felices, sino es muy probable que tendrán éxito con estas actividades ya que pondrán su corazón y su alma en ello. El Talento – Maestro, tengo un problema con mi hijo – Me trajo las notas del colegio, una alta calificación en dibujo y una pésima calificación en matemáticas. – ¿Qué harás? – dijo el maestro – ¡Lo pondré de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de matemáticas! – Necio, ponlo de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de dibujo. – Todos servimos para algo pero no todos servimos para lo mismo. Microcuento de Alejandro Jodorowsky Fotografía Flickr “Lapices de color”: M. Martin Vicente Artículos relacionados: Realizar nuestro sueño ¿Qué quiero estudiar? La liberación, ser uno...

Read More