El poder de los cuentos, como usar los cuentos como herramientas de transmisión, una formación online ¡en directo! para educadores de 2 sesiones de 4 horas. El próximo sábado 4 y 11 de julio, grupos reducidos de máximo 12 personas, acceso desde cualquier país, coste 95€ Impartido por el equipo de Sloyu Mindfulness y contarcuentos.com. Reserva tu plaza ahora

La atención en la respiración hace que los niños salen de su mente y conectan con su cuerpo, aquí y ahora.

Esto es muy útil cuando están pasando por un momento difícil, como por ejemplo nervios por algún acontecimiento, una emoción fuerte (enfado, angustia, tristeza), una preocupación…

Al conectar con su cuerpo y con el momento pueden parar, observar y responder desde un estado más relajado.

A continuación podéis encontrar el vídeo «Solo respira» realizado por los estadounidenses Julie Bayer Salzman & Josh Salzman, con testimonios de niños que están practicando la atención en la respiración en su colegio. Tiene subtítulos en español.

La realizadora habla sobre el proyecto «Solo respira»

La inspiración para ‘Solo respira’ vino primero hace poco más de un año cuando escuché a mi hijo de 5 años hablando con sus amigos acerca de cómo las emociones afectan diferentes áreas del cerebro, y cómo calmarse tomando algunas respiraciones profundas — cosas que estaban aprendiendo en el jardín infantil de su escuela en California.

El año siguiente, decidí tomar un curso de mindfulness, pensando en que si mi hijo estaba aprendiendo sobre esto, tenía sentido que yo aprendiese también. Desde la primera semana noté los efectos positivos de esta práctica no solo se reflejaban en mi propio ser sino también en mis relaciones con los demás.

Hicimos «Solo respira» con nuestro hijo, sus compañeros de clase y con sus familiares un sábado en la tarde. El vídeo no tiene guión – lo que los niños dicen está exclusivamente basado en su comprensión neuro-científica de las emociones difíciles, y cómo pueden afrontarlas a través de la respiración y la meditación. Ellos, a su vez, nos enseñan a todos nosotros…

Solo respira – por Julie Bayer Salzman & Josh Salzman