Somos muchos a los que nos cuesta decir no …

Decir no

Aprender a decir NO

Al no saber decir no, nos comprometemos a hacer cosas por los demás en las diferentes areas de nuestra vida: en el trabajo, en casa, en nuestros círculos de amigos. Poco a poco sacrificamos cada vez más tiempo para atender las necesidades de otros. Corremos de aquí para allá y vivimos bajo mucho estrés por mantener todas las promesas hechas.

Pueden haber muchas razones por que nos cuesta decir que no.

  • nos sentimos culpables, porque creemos que decir «no» es una falta de educación
  • buscamos la aprobación de los demás
  • ayudamos a los demás a la espera de que nos ayudan a nosotros en el futuro
  • evitamos situaciones de confrontación

Pero decir NO no es una falta de educación. Tampoco es un acto egoista. Al contrario, decir no es aprender a respetar a uno mismo, es aprender al quererte. Todo el mundo tiene derecho a decir no.

Te aconsejamos cuando alguién te pida algo, respirar hondo y tomar el tiempo para responder. Lo más importante: ¡No te dejas presionar!

Pregúntate con calma:

  • ¿Qué te están pidiendo exactamente?
  • ¿Qué ganas tú? ¿Realmente vale la pena sacrificar tu tiempo y tener más estrés?
  • ¿La persona que te pida ayuda está abusando de tu generosidad? ¿Realmente es alquién que te quiere o unicamente intenta sacar provecho?

Siéntate con el derecho a decir “no” a aquello que no es razonable o aquello que a ti no te conviene. No es necesario dar una explicación sobre tu decisión, ni hace falta dar excusa alguna. Hay que aprender a rechazar una petición sin sentirse mal por ello. Aprende decir no con naturalidad y con amabilidad … por ejemplo así:

«Muchas gracias por tu oferta, pero ahora no puedo asumir más compromisos …»

Un buen truco en el caso que te sientes presionado, es retrasar la decisión. Dices que «necesitas tiempo para pensarlo«. Así podrás tomar distancia del asunto y valorarlo con tranquilidad.

¡Decir NO es Slow!

Artículos relacionados:
El secreto del SI, consejos para aprender a decir SI
Crear nuestra realidad, sobre un árbol maravilloso que nos da aquello que proyectemos en él.
¿Cómo evitar el estrés excesivo?, consejos para cambiar tu estilo de vida