Liberarse de relaciones

El miedo a que alguna vez nos falte comida, vestido o compañía está presente en muchos de nosotros.

adios

Impulsivamente comemos sin tener hambre, compramos ropa que no nos cabe en el armario y nos enredamos en relaciones sociales que no podemos atender para no sentirnos solos.

A veces nos ponemos a dieta (por salud, por estética, por sentirnos mejor con nosotros mismos), a veces vaciamos el armario (no cabe nada, nos mudamos, lo compartimos con alguien que aparece en nuestras vidas) pero pocas veces soltamos relaciones, incluso cuando nos generan dolor o ansiedad.

Igual como nos liberamos de los kilos y la ropa vieja, es emocionalmente saludable liberarse de relaciones que en el momento presente ya no nos aportan bienestar… ¿cómo podemos saber que personas, HOY, tienen poco peso en nuestra vida?

Algunas personas encarnan el recuerdo de un tiempo pasado y feliz, al que nos apegamos o quisiéramos regresar.
No tenemos más en común que ese pasado, si hoy las encontráramos quizás solo cambiaríamos un saludo. Siéntete feliz de haber vivido ese momento y disfruta de nuevos momentos felices con las personas que ahora mismo te son afines.

Nos sentimos en deuda con otras y las mantenemos cerca esperando la ocasión de devolver lo recibido.
Nos han enseñado a reir, a llorar, a abrazar, a pensar, a no pensar tanto, a disfrutar de una nueva afición, de nuevas lecturas, música o imágenes,… quizás nos ofrecieron un trabajo, nos apoyaron en una circunstancia difícil, nos animaron a emprender nuestro camino. Encontrar amigos así es un regalo de la vida y los regalos no se devuelven ni se deben, simplemente se aceptan o no se aceptan,… sentirse agradecido con estas personas y hacer lo mismo por otros es la mejor manera de sentirnos en paz y felices por la suerte que tuvimos al conocerlas.

Hay personas que siempre estuvieron allí y forman parte de tu paisaje, de lo conocido y confortable.
Amigos de amigos, familiares lejanos, compañeros de primaria,… no sabemos muy bien como llegaron a nuestras vidas, no los recordamos por nada en especial, nunca hemos tenido grandes conversaciones con ellos ni compartido un día memorable. Están y no sabemos quienes son, ni ellos quienes somos nosotros.

Vivir más despacio nos lleva a menudo a rebajar la cantidad de actividad social en la que nos vemos inmersos; es el momento de reducir nuestro círculo social a una dimensión que podamos atender, formado por personas que AQUÍ Y AHORA sumen con su presencia. Debemos aprender a despedirnos, a agradecer las experiencias vividas, a dar permiso a nuestros viejos amigos para irse y encontrar nuevas amistades que les hagan crecer también a ellos.

Comparto con vosotros una reflexión sobre la amistad que recibí hace un tiempo por mail, de autor desconocido:

Las personas llegan a tu vida por una razón, para una estación o para toda la vida. Cuando entiendes para que están aquí, sabes como relacionarte con ellas.

Cuando alguien llega a ti por una RAZÓN, suele ser para completar una necesidad que has expresado.
Llegan para ayudarte a superar una dificultad, para aconsejarte y apoyarte, para ayudarte física, emocional o espiritualmente. Puede parecer que el cielo los envía, y lo hace; están allí por la razón por la que los necesitas.

De repente, sin motivo aparente, esa persona hace o dice algo que lleva la relación a su fin. A veces muere. A veces se va. A veces crea un conflicto que te fuerza a mantenerte firme en una postura. Debemos entender que nuestra necesidad ha sido cubierta, nuestro deseo cumplido y su trabajo realizado. Nuestra plegaria ha sido atendida y tenemos que seguir caminando.

Algunas personas llegan a tu vida durante una ESTACIÓN, es el momento de compartir, crecer y aprender. Te dan paz o te hacen reír. Quizás te muestren algo que nunca hiciste. A menudo traen consigo grandes dosis de felicidad. Disfrútalo, es real… pero solo durante una estación.

Las relaciones que nos acompañan TODA LA VIDA nos enseñan lecciones vitales; cosas en las que basarnos para poder tener sólidos cimientos emocionales. Tu responsabilidad es aceptar la lección, amar a esa persona y aplicar tus aprendizajes a tus otras relaciones y áreas de la vida.

Dicen que el amor es ciego y la amistad clarividente.

Artículos relacionados:
No gracias, soy minimalista, deshacerse de lo que ya no sirve y comprar con criterio
Simplificar tu vida: 11 consejos

8 comments

  1. Hola Elisenda,

    Buscando, buscando y rebuscando cómo simplificar mi vida, he llegado hasta este espacio virtual.
    Nunca creería haberte encontrado en un espacio de simplificación. .. Estoy en estos temas desde hace algún tiempo debido a circunstancias personales y no me arrepiento. Intento cada día simplificarme aún más, a pesar de todos los obstáculos que te pone la vida.

    En cuanto a las relaciones personales de las que hablas, las auténticas, éstas son siempres necesarias, pero no le dedicamos todo el tiempo necesario a cuidarlas como se merecen. Vivimos tan rápido que lo único que le podemos ofrecer al cuerpo es sentarnos por la noche en el sofá, extenuados, y quedarnos dormidos como benditos, y al día siguiente más de lo mismo.

    Recibe un beso de un ex-compañero de fatigas de un agotador MPM. ¡Cuántos recuerdos!
    Petonets per l’Oriol.

    Jaume

    • Hola Jaume,

      Que bueno que los dos caminemos por la senda de la simplificación, ciertamente poco tiene que ver con un master en dirección de proyectos, que tiempos… más remotos :- ))

      A los demás les solemos ofrecer lo que que tenemos, si no les damos amor ni atención igual es que las reservas están vacías; dicen que el mejor modo de poderlas a llenar es empezando a amar y atender a quien tenemos más cerca: nosotros mismos.

      Una gran abraçada Jaume!
      Elisenda

  2. Es cierto, aunque hay que ser valiente para decir No.
    Por otro lado, en el trabajo aveces tenemos que convivir forzadamente con gente con la que ya hemos cerrado la relación.. no es que te lleves mal, pero no hay afinidad…
    ¿Qúe hacer entonces? Al margen de fingir…y sonreir.

    • Hola Jorge,

      Gracias por tu comentario; todos hemos vivido alguna situación parecida: relaciones de amistad, ocio o pareja se rompen pero el trabajo sigue, tenemos que seguir viéndonos en reuniones, pasillos, convenciones y máquinas de café cinco días a la semana… y no podemos poner la distancia física que nos facilita la ruptura. Así que el único remedio es cambiar la manera como vemos a esa persona, como vivimos los momentos que tenemos que compartir con ella.

      ¿Fingir?
      Cuando uno finge, ¿a quien engaña? ¿quizás queda algo por resolver? ¿un miedo? ¿un adiós? ¿un gracias?
      En un entorno profesional puedes tratar a todos por igual, ser cortés, respetuoso y amable con todos es suficiente, no necesitas mostrar más… ni menos. Si esa persona ya no es especial para ti, no tienes que obligarte a que lo parezca:

      ¿Sonreir?
      Siempre, las sonrisas sinceras son como un abrazo, por eso nunca sobran.

      Te mando una gran sonrisa :- ))

      • Buenas! Hace unos días que leí tu artículo y sinceramente me ha parecido muy interesante. La primera parte (la tuya propia) es una reflexión muy buena sobre como el ser humano se ve “encerrado” en su propia vida por temor a lo desconocido. Es una realidad que debemos combatir día a día y a la que muy pocos consiguen vencer. Lo que mas me ha llamado la atención es la segundo parte (de un autor desconocido) que has incluido en tu reflexión.Es un catálogo de relaciones sociales. Y yo me pregunto: ¿como podemos dividir en categorías las diferentes situaciones que mas de 7000 millones de personas distintas podemos generar entre nosotros? No digo que estas tres situaciones no se puedan dar, pero también pueden ocurrir billones mas… Pienso que si empezamos a medir el amor, acabaremos con la poca magia que nos queda.
        Gracias por todo. Una sonrisa y un gran abrazo.

        • Hola Uve,

          Gracias a ti por tu comentario y tu reflexión. Como bien dices, 7000 millones de personas son capaces de crear infinitos modos de relacionarse… ¡por suerte! A mi entender el texto de autor desconocido se refiere a las relaciones de apego, las que generan una dependencia emocional y nos atan (o nosotros nos atamos a ellas) aunque ya no tengan sentido ni propósito en nuestras vidas y no a las relaciones humanas en general.

          Para desapegarnos de las personas y situaciones no hace falta dejar de amarlas, al contrario, por que las amas y te amas a ti mismo, porque estás agradecido que haber disfrutado de su compañía y de los aprendizajes vividos a su lado, eres capaz de dejar que la vida siga y aceptar que esa manera de relacionarte terminó. Nos cuesta “soltar” a los que amamos por temor a la pérdida y, sorprendentemente, cuando les dejamos ir recibimos grandes regalos: antiguos amantes que hoy son amigos, antiguos amigos que hoy son hermanos, hermanos que se convierten en los mejores amigos… como dice Drexler, nada se pierde, todo se transforma.

          http://www.youtube.com/watch?v=QfhEKpFiepM&ob=av2e

          Una sonrisa y una canción :- ))

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Cómo tener tiempo para mi mismo? | sloyu.com - [...] (tele, internet, diarios …) - centrarse en amigos y familia que aportan cosas positivas y descartar relaciones que no…
  2. Relaciones sostenibles | sloyu.com - [...] relacionados: Liberarse de relaciones Juntos pero no atados Comparte este artículo:Email Etiquetas: aceptación, amistad, coaching [...]
  3. El otoño ya llegó | sloyu.com - [...] relacionados: Dale una nueva vida a tus libros, reorganiza, comparte, regala, reutiliza … Liberarse de las relaciones, ¡libérate de…
  4. ¿Cuántas prendas necesitas? – proyecto 333 | sloyu.com - [...] relacionados: Dale una nueva vida a tus libros, reorganiza, comparte, regala, reutiliza … Liberarse de relaciones, es emocionalmente saludable…
  5. Dale una nueva vida a tus libros | sloyu.com - [...] relacionados: ¿Cuántas prendas necesitas – proyecto 333 Liberarse de las relaciones No gracias, soy minimalista Simplificar tu vida: 11…
  6. Simplificar tu vida: 11 consejos | sloyu.com - [...] relacionados: Liberarse de relaciones, es emocionalmente saludable liberarse de relaciones que ya no nos aportan bienestar No gracias, [...]
  7. No gracias, soy minimalista | sloyu.com - [...] relacionados: Liberarse de relaciones Simplificar tu vida: 11 [...]
  8. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: El miedo a que alguna vez nos falte comida, vestido o compañía está presente…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *