La ilusión de la tradición y la presión de la publicidad nos empujan a gastar en Navidad más de lo que conveniente.

compra slow

Te proponemos 6 consejos para que esta navidad sea más slow en tu bolsillo, tu salud y tu entorno.

Asigna un presupuesto cerrado
Antes de ponerte a comprar, se realista y mira cuanto dinero puedes dedicar en total a la compra de regalos sin sufrir una cuesta de enero que dure hasta marzo. Lista el número de personas a las que tienes/quieres obsequiar y reparte el presupuesto entre ellos. No vayas a comprar nada sin la lista y anota en ella cuanto te gastas y en qué. Lo mismo vale para la comida: plantea el menú acorde con lo que puedes gastar y olvida el “por si acaso” ¿Cuántos días estuviste comiendo sobras después de la última navidad?

Sé minimalista
Piensa bien qué vas a comprar ¿es algo que la persona necesita? ¿es útil? ¿va a disfrutarlo? Si dudas sobre sus gustos musicales, lecturas, o la ropa que le hace falta, ofrécele una tarjeta regalo para que elija lo que le apetezca. Aunque parezca más impersonal, vas a evitar que acumule cosas que no desea ni necesita.

Planifica
Comprar por adelantado siempre ahorra tiempo y dinero; si te es posible, anticípate unas semanas a la temporada de compras, rebajarás el nivel de estrés de tu agenda y tu bolsillo.
Si vas a comprar algo muy concreto, mira si puedes adquirirlo en el barrio o por Internet, te ahorrarás un montón de tiempo en desplazamientos y colas; a veces el ahorro que consigues en establecimientos lejos de tu casa no compensa el tiempo, la gasolina o el parking que vas a pagar.
Si necesitas vagabundear intenta visitar las tiendas a primera hora de la mañana o al mediodía, siempre hay menos personas. Cuidado con internet, de click en click puedes perder mucho tiempo curioseando sin foco.

Regalos sostenibles
Comercio justo, artesanía, productos fabricados por colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión, fabricados con materiales respetuosos con el medio ambiente, de producción local… que los beneficios de tu consumo favorezcan lo máximo posible tu entorno.

Las rebajas empiezan después de las fiestas
La electrónica, el menaje de hogar y la moda pierden muchas veces el 30% de su valor… ¡en 1 día! Vale la pena regalar productos cuyo valor vaya más allá de la temporada o de los cambios de tendencias.

¿Y la comida? Menos cantidad, más calidad
Sin renunciar a los sabores de siempre, intenta reducir las cantidades de comida que sirves y reemplazarlas por alimentos procedente de agricultura biológica, de proximidad y de temporada; gastando lo mismo ofrecerás a los tuyos una comida más consciente y saludable.

Artículos relacionados:
Tu amor, el mejor regalo
10 regalos sostenibles
Reirse del virus de la compritis

Fotografía Flickr, centro comercial armaghan