MBSR Online ¡en directo! para educadores, programa de mindfulness de 8 semanas para madres, padres y educadores con un instructor acreditado. Desde el 6 de octubre al 24 de noviembre de 2020, grupos reducidos de máximo 12 personas. Acceso desde cualquier país y sin salir de casa, coste 285€ Reserva tu plaza

La belleza tiene la virtud de abstraernos; en su contemplación paramos nuestro flujo de pensamientos, alteramos el ritmo de nuestra respiración y nos conectamos con el momento presente.

Momentos de belleza

Puesto que la belleza se percibe con los sentidos, a menudo actúa como un catalizador de emociones latentes de las que no somos siempre conscientes; si bien suele producir bienestar puede ocurrir que nos cause tristeza, especialmente cuando es exuberante y contrasta con un profundo malestar interior.

Por malas que sean las circunstancias y el entorno en el que nos encontramos, disfrutar de momentos de belleza nos reconcilia con la vida y nos permite profundizar en nuestra vida interior.

En «El hombre en busca de sentido» Viktor Frankl relata como los presos en el campo de concentración se extasiaban ante la visión de las montañas de Salzburgo desde los ventanucos del vagón del tren en el que los trasladaban desde Auschwitz hasta un campo de Baviera. «Bajo la viveza de esas vivencias estéticas conseguíamos incluso olvidarnos de las terribles circunstancias de nuestro entorno.»

El canto de un pájaro, una puesta de sol, la sonrisa de un niño, un cuadro impresionista, una mesa bien puesta, una caja de lapiceros por estrenar… podemos encontrar belleza en casi cualquier lugar, por imposible que pueda parecernos, solamente debemos estar atentos para captarla.

Y si no sabemos verla, también podemos crearla, se trata de generar armonía y equilibrio en todo aquello que emprendemos e intentar materializarlo para que lo capten nuestros sentidos: una imagen, un olor, un sonido, una textura.

En tiempos difíciles disfruta más que nunca de tu dosis de belleza diaria, tan necesaria para tu alma como el agua lo es para tu cuerpo.

What a Wonderful World de Louis Amstrong

Artículos relacionados:
El hombre en busca de sentido, libro de Viktor Frankl
Belleza y Fealdad