Curso de 2 dias “LOS CUENTOS Y MINDFULNESS” para educadores, Bilbao, Valencia, Barcelona, Granada y próximamente ONLINE, con acceso desde cualquier pais

Si la semana pasada tuvimos la suerte de asistir al TEDxValledeBravo este fin de semana hemos disfrutado de un curso sobre bosques comestibles de traspatio y huertos y hortalizas caseras. Si la semana pasada escuchábamos hablar de degradación del suelo y la necesidad de restaurarlo, este fin de semana he vuelto a recordar que todos podemos contribuir a esta restauración por medio de la reutilización de nuestros residuos orgánicos.

Composta

Hortaliza sana en terreno sano

Salgo de uno de esos cursos maravillosos que se producen en Valle de Bravo donde se congrega la buena vibra en la que todos queremos convivir.

Al igual que “Ment sana in corpore sano” podemos decir que “Hortaliza sana en terreno sano” ya que al introducir un suelo de calidad combatiremos naturalmente las enfermedades de los cultivos. La composta y la materia orgánica dan cuerpo a los suelos arenosos y ligeros y mejoran el drenaje en los suelos arcillosos. Las hortalizas que se producen sobre composta dan mejores cosechas y el valor nutricional de las plantas allí cultivadas es mayor.

En definitiva la composta es el proceso natural de descomposición aeróbica de residuos orgánicos por medio de la reproducción masiva de bacterias aerobicas presentes naturalmente en cualquier lugar. La fermentación es potenciada por bacterias y hongos y la procesan otros microorganismos e invertebrados como las lombrices.

Existen numerosas recetas para hacer composta desde la muy sencilla hasta la más complicada añadiendo nutrientes a la misma, pero consideremos que vivimos en una casa normal y que queremos aprovechar al máximo nuestros deshechos orgánicos. ¿Qué debemos de hacer?

Receta casera de composta

1.- Separa bien tus residuos caseros. 
El primer paso para hacer tu propia composta es aprender a separar bien tus residuos. Recuerda que los alimentos que eches a la composta deben de estar libre aceites para evitar atraer a animales.

No te olvides de separar también tus otros residuos para que la separación sea menos tediosa. ¡ Te lo agradecerán!

2.- Añade otros productos a tu composta. 
Además de los residuos de tu cocina debes añadir a tu composta deshechos de poda fresca y también otros secos como hojas, pasto seco, ramas finas, etc. 
También puedes añadir cartón. 
Evita echar plantas con plagas.

3.- Tierra negra y/o composta madura.
 Utiliza estos elementos para activar la descomposición

4.- Agua.
 La humedad ayuda a la sobreviviencia de microorganismos que acelerarán la descomposición. No debe de estar ni muy mojada ni muy humeda.

5.- Aire.
 Necesitas poner tu composta en un lugar aireado de forma a evitar los malos olores y favorecer la población de microorganismos benéficos que la habitan.

¿Cómo prepararla?

1.- Elección del sitio. 
La composta natural se produce en el sotobosque por lo que buscaremos un lugar que se asemeje a este: a la sombra y en un lugar húmedo y aireado.

2.- Capa de drenaje.
 Pondrás una capa de materia orgánica seca y palos en la parte de abajo para favorecer la entrada de oxigeno

3.- Materia fresca.
 Acopiarás la materia fresca de tu cocina y deshechos de tu hortaliza de forma a hacer una capa uniforme que extenderás uniformemente.

4.- Tierra o composta madura. 
Después de cada capa de materia fresca echa una capa de tierra o de composta madura de manera a acelerar la descomposición de forma a cubrir la capa de materia fresca.

5.- Materia seca.
Echa una capa de materia orgánica seca como hojas secas, posos de café, pasto seco, ramas finas, cartón. No eches papel con pigmentos ya que muchos son tóxicos.

6.- Agua.
 Después de cada serie de capas echa un poco de agua de forma a que la composta quede húmeda.

Sigue añadiendo capas según vayas teniendo deshechos de cocina y no te olvides de taparla para conservar mejor su humedad y que con las lluvias fuertes no se erosione.

7.- Volteo. 
Es importante voltear la composta para acelerar el proceso y evitar malos olores. Dependiendo qué tipo de recipiente elijas voltearás toda la composta o introducirás un palo para crear túneles de oxígeno.

8.- Cosecha. 
La composta estará lista para usarse en 3-5 meses desde tu última aportación de capas. Adquirirá una apariencia oscura y un olor a tierra húmeda con una textura uniforme.

Problemas y soluciones

– Si tu composta huele a amoniaco es que tiene demasiado deshecho fresco. Echa deshechos secos.
– Si huele a huevo podrido es que le falta aire. Tienes que voltearla durante varios días
– Si está seco y tiene hormigas, le falta agua. Tienes que humedecer y voltear.
– Si no logra tomar temperatura, le falta desechos fresco. Agrégale algunos deshechos frescos más.
– Si tiene moscas es que los deshechos frescos no están cubiertos. Añade más tierra y deshechos secos.

Encontrarás más artículos de Soledad en su archivo de autor

Escrito por Soledad Martínez Muñoz, paisajista que vive en México, su website

Fotografía: Soledad Martínez Muñoz