Mindfulness en el aula, formación online ¡en directo! para educadores, explorar la motivación para llevar mindfulness a los niños, como acompañar a los niños en su práctica de mindfulness, que habilidades necesito desarrollar, conocer y practicar ejercicios y dinámicas de mindfulness (para niños). Reservar plaza: sábados 21 y 28 de noviembre de 2020 de 16:00-20:00h

Se acerca la primavera y aumentan las horas de exposición solar, el momento ideal para animarte a empezar tu mini huerto en el balcón. Si aun no tienes claro con que empezar, ¡te presentamos el top 5 cultivos de balcón!

6862097543_ed48855136

1. Hierbas aromáticas:
De uso diario para condimentar tus platos, plantar hierbas aromáticas ni siquiera requiere un balcón, con un alfeizar o una ventana bien soleada basta. El perejil y la menta son de hoja perenne y podrás disfrutar de ellas todo el año. La albahaca, el orégano o la salvia pierden sus hojas en otoño, si las cosechas al final del verano y las pones a secar podrás aprovecharlas también en invierno, ya sea como condimento o en infusión.

No necesitan mucha tierra pero si mucho sol. Cuidado con el riego porque no todas requieren en mismo cuidado: agua en abundancia y con frecuencia para la albahaca y poca y esporádica para el romero.

2. Tomates:
Sabor básico en nuestra cocina, el tomate es fuente abundante de antioxidantes, hierro, potasio, calcio, sodio, magnesio y aporta vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, K y E. Hidrata el organismo, refuerza el sistema inmunológico y ayuda a cuidar la piel y el sistema urinario, lo que le convierte en un alimento ideal en verano.

Del cherry al corazón de buey existen infinitas variedades de tomates y seguro que alguna se adapta al espacio que tienes disponible; la tomatera requiera pocos cuidados aparte de una buena exposición solar (mínimo 6h a 8h/día), riego frecuente sin inundar y un espacio para trepar (cañas, barandilla del balcón). Un exceso de riego hará que tus tomates tengan menos sabor.

Tanto la tomatera como la pimentera deben guiarse cuando la planta aun es pequeña para evitar roturas en las ramas y un crecimiento poco controlado que invada tu balcón.

3. Pimientos:
El pimiento es rico en betacaroteno, vitaminas B6, B12, C y E; favorece el sistema inmunológico y digestivo y es diurético. Hervido, asado o crudo, es un ingrediente frecuente en múltiples recetas tradicionales.

Igual que el tomate, su cultivo es fácil y se basa en buena exposición solar y un riego moderado y constante en todas las fases; no dejes encharcar las raíces ni mojes las hojas ni frutos para evitar la aparición de hongos.

Existen infinidad de variedades, puedes cultivar chiles en tu ventana o italianos en una maceta grande. Verdes, rojos y amarillos, si los combinas bien con el resto de plantas pueden resultar muy decorativos.

4. Zanahorias:
La humilde zanahorias es una súper píldora de salud: rica en carotenos, vitamina A, B3, B5, B6, B7, B9, C y E, calcio, potasio, fósforo, magnesio… previene enfermedades oculares, refuerza el sistema inmunitario y favorece el buen estado de la piel.

Para plantar zanahorias necesitarás un recipiente más hondo, mínimo 30cm e idealmente entre 40 y 50cm.; puedes plantarlas bastante juntas (a 1cm una de la otra), ya que no precisan de mucho espacio entre ellas. Tienes que mantener la tierra húmeda pero sin anegar y limpiar la tierra de malas hierbas a menudo. Si no las dejas crecer mucho serán más dulces pero cuidado con arrancarlas cuando aun son demasiado jóvenes, ni su textura ni su sabor serán placenteros.

5. Lechugas:
La lechuga hidrata, relaja, es rica fibra y nos sirve de base para una ensalada compuesta por los otros 4 cultivos top de balcón.

Necesita menos sol que el tomate o el pimiento, 4h son suficientes para verla crecer, lo que ocurrirá entre 4 y 8 semanas, según la variedad que elijas. Necesitan poca tierra, por lo que puedes plantar 2 o 3 en una maceta mediana sin problemas, además las lechugas con hojas pequeñas son más dulces. Puedes combinar distintas variedades (rizada, lollo rosso, hoja de roble,…) y tu maceta lucirá preciosa. Cuidado con perros y gatos, ¡sus brotes tiernos son una tentación para ellos!.

Si aun no te atreves a crear tu propio semillero empieza comprando las plantitas, ¡un buen primer paso para inaugurar tu huerto!

Elige plantas de semillas eco/bio certificadas; cuando sea posible reserva parte de tu cosecha para recoger nuevas semillas, si no echas pesticidas ni fumigas tu cosecha se asegurarás semillas limpias para el año que viene.

Si la experiencia te atrapa, tienes innumerables recursos online para aprender más sobre la tierra más adecuada para cada variedad, la fabricación de compost casero, el control natural de plagas, la rotación de cultivos…

Artículos relacionados:
8 motivos para empezar tu huerto urbano
Receta casera de composta: La Santa Composta
7 consejos para planificar tu huerto urbano

Imagen «Pimientos madurando», Flickr urbanrulesbcn