MBSR Online ¡en directo! para educadores, programa de mindfulness de 8 semanas para madres, padres y educadores con un instructor acreditado. Desde el 6 de octubre al 24 de noviembre de 2020, grupos reducidos de máximo 12 personas. Acceso desde cualquier país y sin salir de casa, coste 285€ Reserva tu plaza

El mundo vegetal nos ofrece un amplio abanico de posibilidades que nos permiten cuidar nuestra salud, así como ampliar nuestra alimentación diaria con un sinfín de alimentos sanos y nutritivos. El Seitan constituye un buen ejemplo de ello.

Cazuelita de seitan con manzana

Origen del seitan: China

En el siglo VII en China, los monjes budistas vegetarianos, investigaron diferentes modos de conseguir proteínas vegetales. Después de desarrollar el Tofu, siguieron buscando un alimento con una textura más firme y densa, hasta desarrollar el “Mien Ching” (proteína de trigo “gluten”), que podía ser cocinada y cortada como cualquier otra carne.

Durante los años ’60, George Ohsawa, fundador de la macrobiótica, le dió el nombre de “Seitán”. En ese momento, el conocimiento del Seitan se expandió entre la población vegetariana.

Carne vegetal

El Seitan es la proteina del trigo o de la espelta, que ha sido separada del almidón y del salvado después de amasarlo, lavarlo y, finalmente cocerlo con Tamari (salsa de soja), alga Kombu y jengibre. Tiene un elevado contenido proteico 24.7% y está libre de colesterol, sin los inconvenientes del excesivo consumo de proteína animal. En Estados Unidos al Seitan se le llama “carne de trigo” (wheat meat), tanto por su alto valor proteico, como por su color, textura y consistencia, que permiten cocinarlo como cualquier carne.

El Seitan se comercializa cocido. Es una proteína ideal para cualquier edad, excepto para las personas alérgicas al gluten. Su textura permite emplearlo en la elaboración de todo tipo de platos en los que tradicionalmente utilizaríamos carne : Rustido, estofado, a la plancha, en albóndigas, canelones, hamburguesas, libritos, pasta, rebozado, brochetas, bocadillos, croquetas, , lasañas, salsas tipo boloñesa, guisos… Para potenciar su sabor, podemos marinarlo antes de su cocción, en hierbas aromáticas, salsa de soja o especias. Una vez abierto el paquete podemos conservarlo durante 2 ó 3 días en la nevera cubierto con agua en un bote hermético.

¡Esta receta seguro que os encantará!

Cazuelita de seitan con manzana

Ingredientes

– paquete de seitan cortado a dados
– dientes de ajo picados
– 1 cebolla grande cortada en medias lunas
– 150 g de champiñones laminados
– 1 zanahoria grande cortada en rodajas
– 1 manzana grande pelada y cortada a dados
– 1 cs de salsa de soja
– 1 cp de concentrado de manzana, miel o sirope de ágave

Preparación

En una cazuela doramos los ajos y la cebolla en 1 cs de aceite de oliva virgen extra

Añadimos los champiñones laminados, la zanahoria, el seitan y una pizca de sal marina.

Cuando los champiñones empiecen a soltar agua incorporamos la manzana, la salsa de soja y el concentrado de manzana. Para facilitar la cocción podemos añadir un chorrito de agua.

Dejamos cocer a fuego lento y con la cazuela tapada durante unos 10-15 minutos, removiendo a menudo para evitar que se pegue. Servimos acompañado con arroz Basmati integral o cualquier otro cereal.

Encontrarás más artículos de Josefina en su archivo de autor

Escrito por Josefina Llargués, una entusiasta defensora de los hábitos saludables
http://josefina-llargues-terapies-naturals.cat
https://www.facebook.com/josefinallargues
https://www.facebook.com/pages/La-Filomena/103687386384808
http://www.youtube.com/user/josefinallargues

Anúnciate en Sloyu